El huso político


Tenía que pasar: los grupos que presionan para cambiar nuestro huso horario han convencido a algunos partidos políticos. ¿Qué efectos tendría? Piense en una persona que salga de trabajar a las 18:00. Esa es la hora a la que se pone el Sol más o menos en la costa atlántica estos días. Si ciertos partidos perpetran el cambio de huso, dentro de un año ese momento de puesta del sol pasará a ocurrir a las 17:00. Esa persona verá el atardecer en su puesto de trabajo, es decir, saldrá del trabajo aún más de noche que antes. Pero que no cunda el pánico: según leo, lo que buscan algunos políticos es «adelantar una hora la entrada y salida del trabajo». Genial, adelantarán la hora de salida del trabajo de esa persona, que pasará a salir a las 17:00? ¡justo para ver la salida del Sol y quedarse como ahora! Políticos: si quieren mejorar ciertos problemas, cambien ciertos horarios, no el huso. El huso no es el problema. La sarta de disparates se complementa con menciones al ritmo circadiano o a que «el Sol es Greenwich, no Alemania» (cuando los amaneceres en Alemania y España ocurren a horas parecidas en estas fechas). Y dejen de argumentar con «los horarios europeos de la Champions», que son un consenso: como el Sol no es solo Greenwich, sino también norte-sur, hoy en Estocolmo se pone el Sol a las 14:45.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
42 votos

El huso político