Segundo intento: ¡menos impuestos y más empleo!


A la vista de los sondeos, Ciudadanos recoge votantes que no están dispuestos a que el PP los engañe por segunda vez, y votantes del PSOE -y otros- que prefieren más mercado a más Estado. Todos ellos verían inevitable la restricción externa que imponen los acreedores y los bancos sobre nuestra economía. Por eso en el programa de Ciudadanos (página 88) se asumen las exigencias del nuevo artículo 135 de la Constitución que impuso la troika, no se discute lo que debe hacer el BCE, pero se acepta que el Eurogrupo debe hacer cumplir el equilibrio presupuestario (página 266). Muy obedientes.

Se supone que así nos seguirán financiando barato y se evitará la huida de capitales. Quizás por eso mismo es inútil que uno busque en el programa de Ciudadanos medidas específicas para revertir el capitalismo de amiguetes (un tema para ellos tan querido) en el sector financiero español, con su creciente concentración de mercado.

Devotos de la restricción externa y para equilibrar las cuentas públicas (después de pagar las deudas e intereses) Ciudadanos propone no ingresar ni gastar más, sino mejor. No ingresar más, por ejemplo, en el IVA, que siendo el impuesto más regresivo se reformará para ingresar lo mismo bajando los tipos. Es decir, haciéndolo más regresivo.

Tampoco ingresar más en el IRPF que, siendo el impuesto más progresivo, ingresará menos al bajar linealmente la cuota líquida un 3 %. Lo que lo hará menos progresivo que hoy. A todo eso se le llama ingresar mejor, porque se supone que -a pesar de aumentar la regresividad- los más ricos tendrán más dinero en sus bolsillos, invertirán y crearán empleo con su mayor riqueza.

Solo hay una excepción destacable: se quiere ingresar un 0,5 % más del PIB con el impuesto de sociedades. Con esos recursos se hará frente a un complemento salarial que a través del IRPF percibirán los ocupados con rentas más bajas. Una ingeniosa forma de cargar al presupuesto un salario mínimo que palíe la pobreza laboral asociada al empleo temporal y a tiempo parcial que reforzará su reforma laboral. Todo queda en las empresas: lo que unas aportan se lo ahorran otras en salarios.

Más allá se atisba el cuento de la buena pipa, la hipótesis del goteo hacia abajo. Porque si sucediese que los millones de empleos creados y la conversión en declaradas de actividades hoy sumergidas aportasen 20.000 millones más de ingresos (página 105 del programa de Ciudadanos) podríamos cumplir con el artículo 135 y con el calendario de la troika. Si no fuese así, habría que ahorrar más en sanidad, dependencia o en pensiones. Servicios públicos para los que el programa de Ciudadanos, reveladoramente, se cuida muy mucho de concretar y cuantificar compromisos de mejoras de financiación durante la próxima legislatura.

No dudo del éxito electoral de la propuesta, pues el humano es el único animal que tropieza varias veces en la misma piedra. ¿Se acuerdan?: bajaremos los impuestos y crearemos millones de empleos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos

Segundo intento: ¡menos impuestos y más empleo!