Parados cada vez más desprotegidos


Los datos del Servicio Público de Empleo publicados el miércoles permiten hacer el balance de la legislatura sobre el sistema de protección a los desempleados. En cuatro años de presidencia de Rajoy, el grave deterioro del sistema condena a las personas más perjudicadas por la crisis a pagar un precio doble: primero, con la pérdida de su empleo y, después, con la desprotección. El balance es, pues, muy negativo.

El indicador que mejor mide la calidad del sistema es la «tasa de cobertura», que compara los beneficiarios de prestaciones con el total de parados con experiencia laboral. En noviembre del 2011, esa tasa era del 68 %, es decir, 68 de cada cien desempleados cobraban algún tipo de prestación. En noviembre del 2015, la tasa de cobertura es del 54 %: cayó 14 puntos en la legislatura de Rajoy. Con este retroceso del 20 %  se sitúa en el nivel más bajo  en dos décadas. 

En los últimos cuatro años, el número de personas con prestación se redujo en 650.000, pero no porque cayese el paro, sino porque fueron expulsadas del sistema: los parados y paradas sin prestación aumentaron en 525.000 desde el 2011, hasta llegar a dos millones en el 2015.

Esta es una de las consecuencias del aumento del paro de muy larga duración ?que afecta casi a la mitad de los desempleados?, porque después de dos años sin trabajo se agota el derecho a cobrar una prestación de carácter contributivo y, si se reúnen las condiciones, se pasa a cobrar una asistencial. Por eso, al mismo tiempo que se reduce el número de beneficiarios, baja la cuantía de la prestación.

Menos beneficiarios y con prestaciones de peor calidad, también como consecuencia de los recortes aplicados por el Gobierno, en especial con el real decreto ley 20/2012. Por un lado, hay menos perceptores del segmento contributivo y más del asistencial, con subsidios en torno a 426 euros, lo que provoca una caída del 14 % en el gasto medio por persona. Por otro, se recorta la cuantía de la prestación contributiva, que ya no llega a los 700 euros al mes. Estas son las razones por las que el 45 % de los desempleados están por debajo del umbral de pobreza en España y se convierten en el colectivo con mayor riesgo de exclusión.

El empeoramiento de la protección tenía un objetivo: reducir el gasto. Y en eso el Gobierno de Rajoy sí que ha tenido un éxito enorme. En el 2011, el gasto en prestaciones fue de 30.000 millones de euros, mientras que en el 2015 no llegará a 20.000 millones. Ese descomunal recorte de 10.000 millones de euros cada año ?más que el presupuesto de la Xunta, por ejemplo? no se explica por la reducción del paro (en media anual, hay exactamente el mismo número de parados que en el 2011), sino por el deterioro del sistema.

Con la crisis se desbordó la deuda pública, el pago de intereses aumentó en 17.000 millones cada año y el Gobierno decidió pagar esa enorme factura con el dinero de las personas paradas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

Parados cada vez más desprotegidos