1/V (muerte)^5


A mediados de los años cincuenta del siglo XX, un británico analizó el número de muertos en cada una de las guerras producidas entre 1815 y 1945. Agrupó las guerras con un número similar de muertos (o sea, contó cuántas guerras hubo con 10.000 muertos, cuántas con 100.000, etcétera) y observó que las de pocos muertos eran más numerosas que las que habían tenido muchos. Esto era esperable; pero no lo que descubrió a continuación: había una simple ley matemática que indicaba, para un número de muertos dado, cuántas guerras de ese tamaño se producían.

Hace una década, un grupo de físicos descubrió que había una ley matemática similar que indicaba, para un número de víctimas dado, qué porcentaje de actos terroristas iban a causar ese número de víctimas. La macabra ley (que da título a esta columna) nos permite predecir, por ejemplo, que un atentado con 100 muertos es unas 300 veces menos probable que uno con 10 muertos. O lo que es lo mismo: por cada atentado con 100 muertos habrá, en promedio, 300 atentados con 10 muertos.

Lo curioso es que esa ley matemática funciona igual en todas partes: da lo mismo que vayamos a Irak, a Colombia, a Afganistán? Conclusión: la maquinaria del terror no depende de las condiciones orográficas (compare el desértico Irak con la jungla montañosa de Colombia), ni de la ideología. Depende tan solo de cómo ciertos grupos de seres humanos reaccionan ante el marco de la sociedad que los rodea, sea la que sea. Y es que ya se sabe, en todas partes hay el mismo tipo de gente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

1/V (muerte)^5