El viejo Oeste


La pregunta es bien sencilla. Si los mandamases no se enteran de lo que tienen la obligación de controlar, ¿cómo se gestionan nuestros ahorros? La respuesta, también simple: como en el viejo Oeste. Whisky y chicas gratis para todos; para los amigos, conocidos, familiares y también para los que estén de paso.

Nada hay más parecido al viejo Oeste que la actual Andalucía. Paro desbocado, miseria, niños hambrientos, descontrol, juergas en el saloon a cuenta del inventario general y los sheriff sin querer enterarse. Ni Chaves ni Griñán tienen idea de cómo se evaporaron cientos de millones de euros, o mejor, de que se dedicaron a menesteres festivos, como el esnife, las francachelas, las lagarteras y las ayudas familiares. Una labor social que de no hacerla ellos, nadie repararía en su necesidad.

Si de una empresa de chorizos, pongamos por caso y sin señalar que es muy feo, desaparece tal cantidad de millones como en Andalucía, digo yo que el presidente del consejo de administración tendría alguna responsabilidad. Por acción o por omisión, pero tendrá algo que ver en el destrozo y de nada le valdrá parapetarse en el desconocimiento y en que no había un plan generalizado. El jefe del chiringuito es el responsable de cuanto acontece en él y a algunos lo mismo nos tiene que el caudillo se guarde el dinero en su hucha o que desconozca que se los llevan sus campanilleros. Y eso es lo que ha ocurrido en Andalucía. Lo más parecido que hay a aquel Far West poblado de bandidos, ladrones, trileros y miserables que asaltaban a los honrados para pagarse sus farras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

El viejo Oeste