La atracción política de las tragedias


De las desgracias que sufre la sociedad moderna, hay dos que conmueven de forma especial: los atentados terroristas y los accidentes de aviación. Conmueven por lo inesperado, por su número de víctimas y según la proximidad de la tragedia. El accidente del Airbus de Germanwings se produjo en Francia, con pasajeros españoles y alemanes, básicamente: fue un accidente europeo. En medio de las 150 vidas perdidas y ante el dolor que provocan especialmente esos jóvenes estudiantes que regresaban a sus casas después de un intercambio, espero que no resulte frívolo mirar lo que corresponde habitualmente a este punto de observación: la actitud de la clase política. En su máximo nivel, los reyes Felipe VI y Letizia, que han tenido que renunciar a un viaje que se prometía esplendoroso, casi su coronación europea. Ha sido el daño colateral, aunque perfectamente recuperable.

En los demás niveles de la cosa pública hemos visto algo parecido a una carrera de protagonismos, donde muchos quisieron tener su papel en el ceremonial mortuorio y nadie quiso quedar fuera del alcance de las cámaras. Aunque no tuvieran datos que aportar, como nuestro presidente del Gobierno o el jefe de la oposición, había que hablar y dejar constancia de la consternación. El silencio se entendería como falta de sensibilidad.

Y así, se constituyeron gabinetes de crisis en El Prat y en La Moncloa. España envió a altos representantes de dos Gobiernos: la ministra Ana Pastor por el Gobierno español; la vicepresidenta Joana Ortega por el Gobierno catalán. Artur Mas compareció en plan presidente de república (catalana, por supuesto) y habló como si el rescate de las víctimas fuese competencia de la Generalitat, que dispuso de equipos de psicólogos, forenses y demás medios de auxilio. Si habló con Rajoy, no ha sido para ponerse a disposición del Gobierno de la nación, sino para «coordinar acciones conjuntas de ambos Gobiernos», en igualdad de condiciones. Y así, el papel de España en la catástrofe se gobernó con cuatro direcciones: La Moncloa, Ministerio de Fomento, El Prat y Generalitat. Pedro Sánchez, secretario general de los socialistas, también convocó a los medios para tener un papel a su altura, aunque eché en falta una bronca a Rajoy, como la de las inundaciones del Ebro, por no estar al lado de Hollande y Merkel, que se desplazaron al lugar del suceso?

Por momentos, al ver la cantidad de políticos y altísimos funcionarios que se desplazaron a París o a Barcelonette, he llegado a pensar que podían concentrarse más dignatarios que personal de rescate de las víctimas y la caja negra del avión. Y nunca podré saber dónde empieza la delgada línea que separa el afán de protagonismo y la voluntad de servicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos

La atracción política de las tragedias