Aguirre y la Justicia


Que a Esperanza Aguirre le haya sido archivada la causa por el incidente de tráfico en la Gran Vía de Madrid es de chiste. Lo contrario podría haber supuesto que sus aspiraciones a presentarse a la alcaldía de la capital del reino se truncaran, y las cosas se resolvieron de una forma que ha provocado la indignada carcajada de todo un país. España entera pudo contemplar cómo la fuga se produjo, evidentemente no al estilo de Steve McQueen en La gran evasión, pero fuga al fin y al cabo. Pero, como debemos confiar en el sentido común de la inmensa mayoría de los componentes de la magistratura, mantengamos la calma. Como es de suponer que el auto se recurrirá, la Audiencia Provincial de Madrid pondrá las cosas en su sitio. Les puedo asegurar que, tras casi treinta años vistiendo la toga, jamás vi cosa igual. Si el autor de esta tropelía hubiese sido cualquiera de ustedes, o quien esto escribe, ya habríamos dormido el día de autos en los calabozos de plaza de Castilla, y por supuesto a estas alturas estaríamos condenados. Que después del vídeo que hemos visto se diga que la versión de Aguirre ofrece más credibilidad que la de los agentes me produce vergüenza. Más todavía que si el PP habilitara en la capital matritense un carril para uso exclusivo de políticos populares de postín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
77 votos

Aguirre y la Justicia