Borrando a Angela Merkel


Son incontables los milagros del retoque fotográfico. Gracias al Photoshop tenemos nuestra propia versión de Benjamin Button. Ahí está Isabel Preysler, esa dama de edad menguante que, portada a portada, parece abandonar la edad adulta para adentrarse en la cándida adolescencia. Con alegría se borran arrugas y kilos. Se saca punta al rostro hasta la anorexia si es necesario. A veces tanto se repintan esos bonitos cuadros en grupo que acaba sobrando alguna mano o faltando algún pie. Pero un diario israelí ultraortodoxo ha ido un poco más allá. No se conformaron con afinar las siluetas femeninas. Directamente las ha eliminado. El periódico publicó una gran fotografía de la gran manifestación de París, con mandatarios de diferentes países caminando juntos. Pero en ese retrato de la primera línea de la política mundial no estaba ni una sola mujer. A Hollande ya no lo acompañaba Angela Merkel. Y desaparecían también la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y la Alta Representante de Política Exterior y Común de la Unión Europea, Federica Mogherini. Fuera de plano. Como si fueran floreros. Menos mal que se trataba de una marcha por la libertad. Al final, una rotativa ha cubierto a todas esas mujeres con un burka informativo. Los extremistas del otro lado habrían estado orgullosos. Una idea brillante para esas dos orillas que atormentan a un mar de moderados. Borrar del mapa lo que no se acepta. Como si no existiera. Ahora bien, como Hillary Clinton llegue a la Casa Blanca, esa sección de internacional va a ser un infierno. Tendrán que inspirarse en Gila. Ahí va el primer titular. Alguien gobierna a alguien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

Borrando a Angela Merkel