Bankia como síntoma


Pasan a la lista de certezas las sospechas de que la reestructuración bancaria en España (la que ha costado unos 70.000 millones de euros a las arcas públicas, tres veces el recorte en sanidad y educación) se hizo, directamente, mal. Los informes que dos peritos del Banco de España, tras un año largo de trabajo, han entregado a la Audiencia Nacional revelan una preocupante relajación en las tareas de fiscalización, supervisión y auditoría de todo un gigante bancario. Lo que lleva a suponer que en otras entidades menores esos trabajos no eran mucho mejores. El muy calculado calentón del ministro De Guindos señalando sin pestañear a sus predecesores, a la CNMV y al Banco de España, deja tocadas a estas instituciones, y la respuesta de esta última, extraordinaria por las formas y el fondo, revela la profunda erosión que deja el caso Bankia. Bankia, como síntoma de dejar hacer, durante años, en este país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Bankia como síntoma