Una buena oportunidad para dar ejemplo


Uno de los rasgos que distingue a un buen político de tantos del montón es la capacidad de liderazgo, esa cualidad que los convierte en faros de la sociedad. Y entre los atributos del líder está el de predicar con el ejemplo, incluso cuando toca sacrificarse en beneficio del interés general. Jordi Pujol estafó a los ciudadanos y traicionó su propia obra al no reaccionar con la dignidad del cargo que había ocupado y la gravedad del daño causado. Chaves y Griñán se enfrentan ahora al mismo dilema, aunque las circunstancias no sean directamente comparables. Los dos expresidentes andaluces y del PSOE son conscientes de que la sombra de la sospecha los persigue y de que, al margen de las responsabilidades penales que habrá de determinar el Supremo, harían un gran servicio a su partido y al país abandonando por voluntad propia sus escaños parlamentarios. No está en cuestión su presunción de inocencia, sino su sensibilidad a las preocupaciones de los ciudadanos. Su dimisión sería la mejor contribución que podrían hacer a la regeneración política que tanto se necesita y de la que tanto alardean los nuevos dirigentes socialistas. Y esto no tiene nada que ver con la oportunista depuración exigida por el PP, que en ningún caso ha actuado con esa diligencia que reclama. Porque conviene no perder de vista que ni Chaves ni Griñán están imputados ni que la acusación de la jueza Alaya, en lo que a la responsabilidad penal se refiere, tiene tantos puntos de duda que lo prudente es aguardar a la investigación del Supremo. Pero lo que sí es incuestionable es la responsabilidad política de ambos en la malversación y la gestión irregular de al menos 855 millones de euros. Y eso es razón suficiente para dejar la presidencia, como hicieron, pero también el escaño y la política.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una buena oportunidad para dar ejemplo