Lo que faltaba


Lo único que le faltaba al lodazal de Pujol era una pitonisa gallega diciendo que el president le cobraba comisiones hasta a ella por los clientes que le conseguía. Es curioso que acudiera a una vidente cuando nadie en España tenía el futuro tan asegurado como los Pujol con esas mordidas propias del dinosaurio argentino. Si eso es el paraíso, que venga Dios, lo vea y expulse a Adán y Eva.

Cambio de tercio

Hay actores que querrían morir sobre el escenario. Y políticos a los que les gustaría dar su último suspiro descubriendo una placa. Después, el camino del ministro en cuestión puede torcerse, pero permanece la marca. Y no caben correcciones del tipo «inauguró este centro médico un defraudador fiscal». Aquí sucede con Jaume Matas. Menos placas para tanto lobo.

Menos placas

La Xunta ha dado un giro. Primero lo apuntó Feijoo tras el Consello y ayer lo confirmó el titular de Educación. Se necesitan más profesores con plaza fija. Y ahora la pelota queda en el tejado del Gobierno central. La vida de forma interina no es buena para nadie. Tampoco para los alumnos, que bastante bailan al son de distintos sistemas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

Lo que faltaba