Abel Caballero y la «gran familia socialista»

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

29 ago 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Si usted, querido lector, escribe en Google «gran familia socialista» obtiene en 0,16 segundos 82.200 resultados, muchos de ellos referidos a declaraciones de líderes del PSOE o el PSC utilizando esa expresión para citar de forma afectuosa a los militantes de sus partidos respectivos.

Algunos de esos dirigentes parecen tener, sin embargo, una visión muy diferente de lo que significa la gran familia socialista, que ellos entienden como aquella que conforman sus familiares o compañeros de partido, personas todas que, en esa condición, son favorecidas de forma sistemática en el acceso a la función pública en las instituciones que sus amigos políticos controlan.

Por supuesto, tan escandalosa perversión no es ni mucho menos patrimonio exclusivo del partido del puño y de la rosa, como lo demuestra el hecho cierto de que en todas partes cuecen habas. En ese sentido, basta recordar el nombre de Baltar, aunque prácticas idénticas a las del Partido Popular en la provincia de Ourense, y otras muchas, vienen siendo habituales en las instituciones controladas por CiU o el PNV, y, ya no digamos, por Coalición Canaria o la extrema izquierda nacionalista.