Bienvenida, señora Merkel


Cuentan los viejos socialistas entre risas y añoranzas, que cuando nadaban en la clandestinidad, al ser detenidos, lo inmediato era dar cuenta a los órganos del partido. Alguien estaba encargado de transmitirlo a la Embajada Alemana, quien movía los hilos para que a las pocas horas quedasen en libertad. No fallaba. Y recuerdan también los muchos dineros que de allá llegaron para financiar los iniciales años de la democracia. Alemania contaba entonces con el histórico Willy Brandt que expandió políticas de distensión y de apertura hacia el Este que terminaron con aquel vergonzoso muro, y apoyó sin reservas la unidad económica y política de Europa.

No nos fue mal a los españoles con esta ayuda. A los socialistas, a los centristas, a los pillos y a los granujas. Y a los alemanes tampoco les fue mal la cosa, digámoslo todo. Son lo que son gracias a todos nosotros. A los españoles, a los franceses, a los rumanos y a los griegos. Nadie puede alcanzar la gloria sin ayuda.

Y pese al balance positivo, la política de solidaridad se ha transformado en una tirantez que, como ya comprobamos, a nada bueno conduce. Las encuestas europeas resaltan la tensión que las decisiones alemanas, de la mano de frau Merkel, crearon en los últimos tiempos por su obcecación y cabezonería de que todo se soluciona con recortes, austeridad, ahorro, tacañería y más recortes y más austeridad, hasta llegar a destrozar la vida y el futuro de cientos de millones de europeos.

Frau Merkel está ente nosotros; para conocer Galicia de la mano del presidente Rajoy y hablar un poco de todo. Es una extraordinaria oportunidad para que se entere que somos un país con cultura, historia y lengua propias, y con unas gentes sufridas, tolerantes, hacendosas y muy pacíficas, a las que no se nos apetece nada vivir bajo la bota de un extraño. Y para que vea lo educados que somos, pese a todo, le decimos Willcommen, Frau Merkel. Que es algo así como «bienvenida, señora Merkel», para los que no hablamos alemán ni siquiera en la intimidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos

Bienvenida, señora Merkel