La autovía fantasma


Teniendo como tenemos una «Ciudad de la Cultura» que en realidad es un símbolo de la ignorancia de cómo gestionar el dinero público y una autopista que solo se convierte en autopista cuando el viajero llega a las cabinas de cobro, estaba escrito que también nos iba a tocar en gracia un tramo de autovía que no es autovía ni es nada. Está en la A-8, a medio camino entre Mondoñedo y Abadín, en una zona venteada y con persistentes bancos de niebla, no desde hace quince días, sino de siempre, aunque en Fomento tomaron nota del problema tras el accidente del 26 de julio. De poco ha servido la nueva señalización: la autovía aparece y desaparece para los automovilistas porque el riesgo permanece, y la alternativa es una carretera vieja plagada de baches... Conviene recordar que el fatídico viaducto costó 192 millones y que, obviamente, alguien fue el responsable de aprobarlo. Oportunamente se lo ha tragado la tierra. O la niebla. Suele pasar cuando en este país toca asumir responsabilidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

La autovía fantasma