¿Por qué somos exportadores de empleo y trabajadores?


Ahora que en nuestras economías comienza a recuperarse de forma tímida la demanda nacional, es bueno preguntarse si este positivo asunto afectará a la creación de empleo. Es además muy importante hacerlo porque la intención declarada del Gobierno con las últimas rebajas fiscales es contribuir a que los contribuyentes retengan un poco más de dinero en sus bolsillos para animarlos a consumir. E incluso es importante por si cesaran algunos en sus presiones para la caída del poder adquisitivo de los salarios de estos últimos años y eso animara el consumo.

Tal como planteo la pregunta, el lector habrá observado que nuestra dramática y creciente expulsión de población hacia la emigración, como única opción de vida, la hago depender de si fuese cierto que previamente exportamos empleo. Es decir, si resultase que por algún motivo el empleo que fabrica los bienes y servicios que consumimos no estuviese en España. Que en vez de fabricar estas cosas aquí, prefiramos importarlas. Así se exporta empleo y, como consecuencia, detrás irán nuestros emigrantes.

Una forma de medir en qué medida un país exporta empleo en el sentido que aquí nos interesa es utilizar una simple relación que mida qué porcentaje de su demanda interna cubre con importaciones. El indicador medio para la zona euro en el primer trimestre de este año se sitúa en un 28 %, y ese es también el porcentaje para un país como Italia. Sin embargo, España llega al 33 %. Esos cinco puntos de diferencia nos indican que no siendo mejores exportadores que esos dos referentes, importamos más. Con lo que exportamos empleo. El lector debe saber que los Estados Unidos tienen en este indicador un 16 %, lo que quiere decir que exportan menos empleo; quizás eso les ayude a tener un menor desempleo sin padecer emigración.

¿Por qué nosotros necesitamos importar más en relación a nuestro consumo? En primer lugar hay que decir que no es por nuestra dependencia energética (Italia no la tiene inferior), sino porque gastamos demasiados combustibles fósiles importados. Porque tenemos un sistema de transporte y otro de producción de electricidad despilfarradores de combustibles. Despilfarro que supone un goloso negocio para los operadores de combustibles líquidos y las grandes compañías eléctricas. Pero así exportamos empleo que podríamos tener aquí con otras fuentes renovables.

También exportamos empleo cuando cubrimos nuestra demanda con bienes importados. A veces porque los propios fabricantes y/o distribuidores deslocalizan sus aprovisionamientos y compras buscando la opción más barata. Opción que el consumidor, presionado por unos ingresos menguantes, preferirá. Pero al actuar así unos y otros exportamos empleo; y si muchos hacen esto, a medio plazo, nos quedaremos unos sin clientes y otros sin ingresos.

En este inicio del 2014 se está disparando nuestra factura importadora; es por eso que debemos contener tanto a nuestros prominentes lobbies energéticos como nuestras alegrías importadoras, no por patriotismo, sino por sentido común.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

¿Por qué somos exportadores de empleo y trabajadores?