La crisis se convierte en música de fondo


Más allá de sus graves efectos sustantivos, de orden económico y social, la crisis tuvo su dimensión más dramática en dos escenarios que captaron durante tres años al público en general. El primero era la calle, donde se produjeron las manifestaciones del 15-M, la oleada abortada de huelgas sindicales, los escraches a políticos e instituciones, las revueltas del Gamonal y Sants, las pitadas de los preferentistas, los comandos antidesahucios, las protestas contra Wert, las manifestaciones contra el aborto, las concentraciones contra los ERE y las blancas y de otros colores contra los recortes en sanidad y los servicios públicos. Y el segundo fue la galaxia mediática, donde las tertulias y reality shows pugnaban por satisfacer el consumo de informes de Cáritas, historias de jóvenes que emigraron a Londres, niños que llegan a clase sin desayuno, cajeras de supermercado que no puede pagar su hipoteca de 280.000 euros, funcionarios que no cobraron la paga extra y emigrantes que fueron devueltos a Marruecos después de haberse saltado heroicamente las vallas y concertinas.

Y sobre tales escenarios se creó la imagen de una España miserable e injusta, entregada a la banca y a Merkel, con servicios de Senegal y pobreza infantil de Rumanía, con una pobreza energética de la que nunca nos habían hablado, y con listas de parados que suben o bajan, según quién debata, de millón en millón. Y hasta hubo economistas que tuvieron que retroceder un siglo para encontrar una España tan pobre, triste y deprimida como esta.

Mi sospecha de que esto no debía ser del todo así me vino de Cataluña, donde bastó un conjuro de Mas a favor del independentismo para que la crisis se evaporase de los medios y fuese sustituida por «España nos roba» y el «dret a decidir». ¡Nunca máis! -diría Manolo Rivas- se volvió a hablar de crisis. Y, lejos de montar nuevos escraches y estadísticas de Cáritas, los catalanes se lanzaron a hacer cadenas humanas, simposios sobre sus guerras contra España, y campañas internacionales a favor del referendo, para las que a la Generalitat nunca le faltó ni tiempo ni dinero.

Y la definitiva convicción de que algo de teatro sí que había me vino de las olas de republicanismo y Podemos que ahora nos invaden, y que han llenado nuestras calles de gente que quiere votar la monarquía, de republicanos confederalistas formados en las célebres aulas del PPO, y de una retórica gauche divine que hizo desaparecer de los medios de comunicación a los desahuciados, los hambrientos, los parados, los preferentistas, los indignados y al mismísimo Krugman. Y todo esto me parece un milagro, porque, aunque la crisis debe seguir ahí, han cambiado las percepciones del pueblo. Y, mientras Cayo Lara encirra sus huestes contra la monarquía, a mí me parece que la crisis de España nos equipara a Namibia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
55 votos

La crisis se convierte en música de fondo