Política exterior gallega


El conflicto pseudo diplomático con Israel, que ha montado en cólera por un acuerdo del Parlamento en solidaridad con el pueblo palestino (por cierto, también ha condenado en otras ocasiones el Holocausto) pone el foco sobre la verdadera cuestión: ¿Debe un parlamento autónomo tomar posición en conflictos fuera de sus fronteras, cuando no tiene competencias en política exterior? Lo prudente sería dejar estas cosas para el Estado, que ya se encargará de, llegado el caso, llamar a consultas a sus diplomáticos. En O Hórreo deberían volcarse en los problemas domésticos, en las antípodas de las Intifadas. Dicho esto, el señor embajador de Israel no ganará, al menos no este año, la Medalla de Oro de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Política exterior gallega