Top secret: la Constitución que Mas quiere pactar


Puesto que a todo el mundo le ha dado por reformar la Constitución, para que Cataluña se sienta querida y cómoda en España, me permito filtrarles en primicia el documento sobre el que CiU y ERC están dispuestos a trabajar en la fecha y lugar que diga Rajoy, y que solo implicaría reformar los artículos 1 y 2 del texto vigente. Con esto se verá lo fácil que es contentar a Cataluña, y cuánta razón tienen mis admirados amigos Duran y Rubalcaba. Vean, si no, el artículo 1, con sus cuatro apartados:

1. La Confederación de Estados del Mediterráneo Occidental (CEMO) está integrada por los Estados de Cataluña y España, a los que, de acuerdo con la voluntad soberana de sus pueblos, asiste el derecho de secesión unilateral. España y Cataluña declaran ser los Estados de bienestar más avanzados del mundo.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español para España, y en el pueblo catalán para Cataluña, de los que emanan -en plena igualdad- los poderes de la CEMO. La forma política de la CEMO será dual: Monarquía para España, y República para Cataluña, aunque, para equilibrar el modelo, la presidencia de Cataluña será hereditaria.

3. Cualesquiera que sean las decisiones soberanas que adopte Cataluña, el Estado español queda obligado a programar y financiar sus infraestructuras mediante acuerdos vinculantes con la Generalitat, y a abrir todas sus fronteras a la expansión económica y comercial de Cataluña, a la que, sin perjuicio de los acuerdos estratégicos y defensivos que pueda establecer con Francia, también deberá facilitar su ingreso en la UE y en las organizaciones internacionales.

4. En caso de rescates o de grave déficit de los servicios sociales, la deuda de Cataluña será avalada por España a coste cero, al entenderse que este pequeño sacrificio redundará en una mayor integración de la UE, de la que Cataluña se declara más devota que nadie.

El artículo 2, con dos apartados, dirá así:

1. La Constitución de la CEMO se fundamenta en el principio de que la nación española, como tal, no existe, y en que el último referente de nuestra historia común fueron los reinos de Taifas. El derecho a la autonomía, paso previo a la secesión, seguirá vigente solo en España, porque Cataluña, llamada a integrar los Países Catalanes, se configurará como un Estado unitario, patria común e indivisible de todos los catalanes.

2. Las lenguas de España serán el gallego, el euskera y el castellano. La lengua de Cataluña será el catalán. Y las lenguas oficiales de la CEMO serán, indistintamente, el inglés y el chino.

«Todo lo demás -me dice Junqueras con la mano tendida- puede quedar como está». Porque a los catalanes les basta con modificar el 1,6 % de la Constitución para sentirse cómodos. No como los españoles, que somos unos cabestros centralistas y nos negamos a dialogar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
56 votos

Top secret: la Constitución que Mas quiere pactar