No hay mentiras, solo muertos

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

OPINIÓN

18 feb 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

En esta historia inhumana de la inmigración subsahariana a Europa, su Comisión y su Parlamento desarrollan políticas que dejan bastante que desear desde el punto de los derechos humanos y de las políticas de cooperación con los países de origen, donde los intereses europeos se dejan al albur de las fuerzas económicas y poderes industriales y financieros, que en su trato con el Tercer Mundo apenas han evolucionado desde el esclavismo y las tratas de negros.

Primero se comerció con las personas en aras de las grandes producciones en América, para posteriormente y ante los costes del colonialismo y los movimientos independentistas -autónomos o inducidos-, con las luchas tribales, el expolio de los recursos y un esclavismo autóctono. En cualquier caso, miseria y pobreza. Tal que la de países europeos en los siglos XVIII al XX, con la diferencia de repoblar entonces países emergentes de América.

La emigración subsahariana es una de las secuelas de todas esas políticas e intereses, y el sur de Europa (España e Italia), el portalón mayoritario de entrada.