Subcampeones de Europa


Con los datos de la encuesta de población activa del último trimestre del pasado año, que hemos conocido ayer, se comprueban varias cosas que no debiera perder de vista quien quiera tener una clara imagen de nuestra situación económica. La primera, que en el 2013 España con una tasa de paro del 26 % se convirtió en subcampeona de Europa, pues solo Grecia tendría una tasa peor. La segunda, que las iniciales previsiones del Gobierno en su proyecto de Presupuestos, presentado en septiembre del 2012, que situaban la tasa de paro para el año siguiente en un 24,3 %, se habrían visto ampliamente superadas para peor.

No solo se habría infravalorado el crecimiento de la tasa de paro, sino que también en lo relativo al comportamiento del empleo, la destrucción entonces prevista habría sido -ayer lo supimos- finalmente mucho mayor.

Lo dicho hasta aquí para el conjunto de España es de igual aplicación para Galicia. Pues cuando comparamos las previsiones de tasa de paro y evolución del empleo, realizadas en diciembre del 2012 para el año siguiente, con los datos reales conocidos ayer vemos que la realidad ha sido peor que las previsiones.

Y con todo y eso las cosas aún habrían podido empeorar más. ¿Qué quiero decir? Que si mientras se siguió destruyendo ocupación (200.000 empleos) vemos que la tasa de paro y el número de parados han disminuido, en términos interanuales, solo es posible entenderlo comprobando que más de 200.000 personas han abandonado el país (sobre todo extranjeros desempleados) y otras 50.000 se cuentan ahora como inactivos (sobre todo nacionales).

Sin esas dos válvulas de escape (emigración y desánimo) la realidad habría sido peor que la ya anotada. Quizás no haya mejor manera de dejar muy claro lo que estoy diciendo que reflexionar sobre esto: en los últimos doce meses tenemos 100.000 ocupados menos menores de 30 años, ¡y sin embargo el número de parados menores de 30 años cayó en 120.000! Magia; imagine usted dónde estarán metidos. La evolución anual del empleo en el 2013 nos deja además dos avisos para navegantes de lo que podrían ser los brotes verdes de este 2014. Porque la caída de 200.000 empleos es resultado de unos tipos de empleo que caen intensamente mientras, al mismo tiempo, otras modalidades de empleo incluso anotan crecimientos (los brotes verdes). Entre los que caen intensamente (en casi 300.000) están los fijos y los a tiempo completo, entre los que anotan mejoras (en torno a los 100.000) los empleos temporales y a tiempo parcial.

De manera que las previsiones para este 2014 quizás sí se cumplan. Seguiremos reduciendo el desempleo a base de emigrantes y desanimados; y quizás consigamos compensar la destrucción de empleo fijo a tiempo completo transformándolo en empleo temporal a tiempo parcial. Todo un futuro para los ciudadanos del país subcampeón de Europa en desempleo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos
Tags

Subcampeones de Europa