Relaxing pulpo in Triacastela

Javier Guitián
Javier Guitián EN OCASIONES VEO GRELOS

OPINIÓN

22 nov 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Descartada la candidatura de la ciudad de Madrid para la celebración de los Juegos Olímpicos del 2020, ¡oh!, así como la posibilidad de presentarse en la siguiente edición, este diario nos informa de que ha surgido con fuerza la propuesta de que la localidad lucense de Triacastela sea la sede de la organización de los juegos del 2024. Ni que decir tiene que me sumo fervientemente a tal idea, pero, por si los lectores tienen alguna duda sobre la bondad de la misma, trataré de explicarles sus ventajas.

Triacastela está situada en pleno Camino de Santiago y muy cerca de Pedrafita, que viene a ser algo así como la puerta del telón del grelo; esto facilita su conexión rápida con la Meseta sin necesidad de nuevas infraestructuras viarias. Se trata de una villa pequeña, por lo que los atletas podrán desplazarse a pie desde sus residencias, los albergues de peregrinos, a la villa olímpica, que se ubicará en el campo da feira. Dispone, además, de bares, restaurantes y panadería y, si no hay tormenta, funcionan las tecnologías de la comunicación. Es verdad que necesita algunas pequeñas infraestructuras, como un complejo hotelero de ocio que se podría desarrollar en Samos, para el que propongo el nombre de EuroSamos, pero comparado con otras candidaturas la cosa no saldría tan cara.

Los voluntarios, cuestión no menos importante, están garantizados porque no hay mucho empleo en la comarca y la mayoría de la población está a favor de incorporar el nombre del pueblo a la lista de prestigiosas ciudades como Londres, Atlanta o Pekín. El río Oribio es adecuado para las competiciones náuticas y los prados de los alrededores serían una magnífica sede para la equitación. Además, como ya es conocido, esta candidatura puede aportar a las ya tradicionales especialidades deportivas, nuevas modalidades como el lanzamiento de sacho, golf con palo de berza o salto de nabos individual, lo cual realzará sin duda la realización de este grandioso evento. En resumen, si los políticos no se pelean, cosa altamente improbable, el éxito de Triacastela 2024 está garantizado.