Anacleto, agente secreto

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa FARRAPOS DE GAITA

OPINIÓN

27 oct 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El asombroso hallazgo de que en la rúe del Percebe 13 de la política mundial todos escuchan detrás de la puerta al vecino me recuerda un poco aquellos programas de cámara oculta que, hace unos años, desvelaban para nuestro pasmo y perplejidad que en ciertos locales nocturnos se trapicheaba con droga, que el concurso de Miss España era un puro amaño y que astrólogos, adivinos y curanderos se dedicaban (cielos) a timar al personal.

Ahora descubrimos que los pabellones auditivos de Obama escuchan hasta lo que murmuran en Quiroga al pie de la lareira y Merkel, airada y tonante, empuña su móvil pinchado para reprender al yanqui fisgón. Aquí la fauna política local no ha respirado aliviada hasta que surgió al menos la sospecha de que EE.UU. también ponía el ojo en la cerradura de la Moncloa. Porque si no te espían (aunque sea Anacleto, agente secreto) estás más fuera de juego que Camilo Sesto.