Cataluña: la Unión Europea confunde a las personas


Hay un espacio económico que protege del independentismo a sus integrantes: la Unión Europea, y muy especialmente, la zona euro. El mecanismo es tan simple como que el veto del Estado en cuestión zanja el asunto. Ya hemos comentado que el poder solo se ejerce por la fuerza o convenciendo a las personas, por lo que en España no lo ejerce nadie desde hace algún tiempo. La mayoría social aborrece a la clase política, la percibe como tramposa y definitoria de una casta, trasladando el problema a la generalidad de las instituciones. Aparentemente no pasa nada, pero si España no estuviera en el euro, el Parlamento de Cataluña ya habría proclamado la independencia para luego arreglar los flecos, este pensamiento ahora es razonable. Aquí no hay más poder que la UE y el euro, y lo ejercen convenciendo a las personas del sur de Europa de que la deuda es un producto colectivo que tenemos que devolver entre todos, primero y fundamental, y que un Estado de la zona euro no es viable si la abandona. El temor a abandonarla es directamente proporcional al patrimonio y la renta; todos la mitad de ricos es algo que preocupa más cuanto más se tiene. Preocupa, sobre todo, a quienes han generado la deuda que pagamos todos, y no preocupa en absoluto a algo más de un 20 % del censo electoral en España. Syriza y el M5E son expresiones electorales de esta despreocupación, también Anova o Compromís. En España, se manifiesta como abstención electoral y tiene que ver con la corrupción, la desigualdad social y el empobrecimiento.

Se equivoca la UE confundiendo a las personas. Debería explicar que el escenario en el que Cataluña abandona la Unión Europea no existe, porque nadie regala nada y ese PIB es de la zona euro. Si algo tiene Cataluña es millones de catalanes pagando letras, igual que millares de empresas y Administraciones. ¿Gibraltar español aunque el 90 % de los gibraltareños no quieran? Las cosas han cambiado mucho y no hay razones para mantener el modelo territorial del Estado, pero sí hay una razón que obliga a resolverlo de forma consensuada, que es el negocio financiero del euro en la escala global. Luego usted, español, lo arregla como crea conveniente, pero lo arregla dentro de la legalidad de su Estado, y esto será tan ineludible como el cumplimiento del objetivo de déficit público. Sea legal o no la consulta, su resultado sirve para que el Parlamento de Cataluña proclame la independencia y el Estado suspenda la autonomía de Cataluña dentro de la legalidad vigente. En este escenario, la UE exigiría soluciones inmediatas, eso es todo. PP y PSOE tendrían que improvisar una didáctica de la reforma del modelo territorial del Estado, y a continuación reformarlo en el único sentido posible, que es confederal. La España federal del PSOE no la quiere nadie: si Cataluña es un Estado y La Rioja o Murcia son otros, estamos en las mismas y además pierden, lo hará quien pida más poder para los políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos

Cataluña: la Unión Europea confunde a las personas