La revolución desde un principado


s curioso. ¿La revolución desde un principado? Eso es lo que plantea el otro Abramovich del fútbol. Se llama Rybolovlev y se ha asociado con el príncipe Alberto para resucitar a lo grande al Mónaco. Ha comprado dos tercios del club (cien millones de euros) e invierte con talones en los que no caben los números. La Liga francesa ya no será un paseo para el jeque del PSG. Desde el sur amenaza el Mónaco, con Falcao como punta de lanza. Nunca mejor dicho. Pero ¿quién es Rybolovlev? Su fortuna asciende a 7.000 millones de euros. Ocupa la posición 119 en la lista Forbes. Colecciona a Van Gogh, Monet o Picasso como ahora a Moutinho, James Rodríguez o Falcao. Le gusta surfear y es cardiólogo. Pero se hizo millonario con inversiones de éxito al abrirse Rusia al mercado. Una industria de fertilizantes fue su pelotazo. Ahora en el Mónaco busca dar los pelotazos de otra manera. ¿Un capricho más? Veremos. Con su hija Ekaterina, de 24 años, los tiene todos. Le compró un apartamento en Nueva York por 68 millones y la isla griega de Skorpio, donde yace Onassis, por 117 millones. A sí mismo también se trata bien. Vive en Suiza. Y ahora quiere asombrar al mundo desde el lugar asomado al mar en el que rugen los motores de la fórmula 1 y giran las ruletas de los casinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

La revolución desde un principado