¿Reválida a los 8 o 9 años?

Andrés Suárez Yáñez TRIBUNA

OPINIÓN

20 may 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La Voz de Galicia destacaba el sábado último en primera página que una de las cuatro reválidas previstas en la Lomce se realizará a los 8 o 9 años, «para la detección precoz de problemas». Voy a tratar de convencerles de que se trata de una medida errónea. En lugar de esta reválida debería haber, al comienzo del 2.º curso de primaria (el último curso del primer ciclo), unas pruebas que detectaran, sobre todo en lenguaje escrito, a los escolares que requieren una ayuda individualizada e intensiva durante el curso que comienzan, con el objetivo general de disminuir al máximo posible el número de los escolares que egresan del primer ciclo con dificultades serias (¿para qué, si no, el concepto de ciclo?). Se trata de prevenir y no tanto de controlar, y mucho menos de repetir.

Hay investigaciones que demuestran que el bajo autoconcepto académico se cristaliza hacia el tercer curso de primaria. Al llegar a tercero, el daño ya está hecho. El lenguaje escrito se utiliza desde 2.º de primaria como una herramienta básica de aprendizaje en todas las áreas curriculares. El escolar que tiene dificultades en lenguaje escrito está acumulando experiencias de fracaso. Recuerdo a una madre que se me acercó al final de una charla que di en Silleda y me dijo que llevaba a su hijo de cinco años a un centro especializado en dislexia porque el niño le decía: «¿Mamá, e por que eu non aprendo a ler como os outros nenos?».

Además de que el daño ya está hecho en 3.º de primaria, el profesorado de los cursos posteriores al primer ciclo no considera los procesos básicos de alfabetización como incumbencia suya y, probablemente, no estén preparados para llevar a cabo una intervención eficaz, que no puede consistir en «hacer más de lo mismo». La posibilidad de cambio de centro y profesores al final de curso tampoco facilita que las dificultades detectadas en la reválida sean seguidas por la intervención correspondiente.