Insostenible vida de pensionista


Temblando están muchos jubilados con los anuncios que se hacen de profundos estudios para garantizar la sostenibilidad futura de las pensiones. Temen cada día más que tal sostenibilidad se consiga a cambio de que los que cada día se sostengan peor sean los propios pensionistas.

Tienen ya que afrontar el copago de medicamentos. En teoría, un máximo de ocho euros al mes, muy poco en términos absolutos pero casi la mitad de lo que muchos tienen para vivir cada día. Y a ese copago se ha sumado la retirada del sistema de algunos medicamentos de frecuente uso en personas mayores, con lo que han de abonar su precio íntegro. Casualmente, algunos de estos fármacos han registrado fuertes incrementos de precio en los últimos meses.

A eso habrá que sumar también el que tengan que sufragar parte del coste de determinadas prótesis y del transporte no urgente en ambulancia, al que que no pocos pensionistas tienen que recurrir con frecuencia para recibir tratamiento de dolencias crónicas.

Y por si no estuviese poco agujereado el bolsillo de quienes no tienen otra expectativa de ingresos en lo que les quede de vida, ahora pende sobre ellos el riesgo de que se aplique a las pensiones la eufemística desindexación que prepara el Gobierno y por la que podría dejar de aplicarse el IPC como baremo para actualizarlas.

No cabe duda de que una medida así ayudaría a garantizar la sostenibilidad del sistema. Claro que a cambio de que deje de ser sostenible la vida de un número creciente de pensionistas cuyos magros ingresos se quedan por detrás de los crecientes gastos que se ven obligados a afrontar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Insostenible vida de pensionista