Las elecciones europeas preocupan a los políticos


Se celebrarán dentro de un año y ya preocupan a los políticos. En las elecciones europeas del 2014 se elegirán los 751 diputados del Parlamento Europeo en los 27 Estados miembros de la Unión. En España elegiremos 50 eurodiputados en circunscripción única, lo que sitúa a los partidos de hasta 300.000 votos en disposición de alcanzar acuerdos con terceros, con el fin de asegurar el 3 % de los válidos que exige la ley para entrar en el reparto de escaños.

Paradójicamente, estas elecciones de la Unión Europea son poco importantes para nuestro elector medio, y es así porque de su resultado no depende la configuración de un Gobierno, registrándose participaciones tan bajas como el 45 % de votantes en el año 2009 o el 37,4 % que estimamos para el 2014 en tanto no irrumpan en el sistema las plataformas ciudadanas. Con los datos que tenemos, las candidaturas que obtendrían representación son el PP, con 4 millones de votos y 17 escaños; el PSOE, con 3,6 millones y 16 escaños, IU/ICV con 1,5 millones y 6 escaños, UPyD con 1,2 millones y 5 escaños, y otras fuerzas de ámbito autonómico se repartirían los 6 escaños restantes. Aparentemente no pasa nada extraño, el PP gana con el 29,6 %, le sigue el PSOE con el 26,7 %, luego IU con el 11,0 % y UPyD con el 9,0 %.

Sin embargo, la abstención alcanzaría el 63 % del censo electoral y estos cuatro contendientes no conseguirían más votos aunque la participación aumentara 10 puntos, y es así por distintas razones. El PSOE de Zapatero o de José Blanco, que es el de Rubalcaba, y el PP de Jaume Matas o de Bárcenas, que es el de Rajoy, son percibidos por la mayoría social como los responsables de la situación actual, junto a los bancos o los poderes financieros y determinadas empresas y empresarios, y esta percepción está firmemente respaldada por la actuación de la Justicia: ambas formaciones encontrarán un castigo mayúsculo en los comicios europeos del año 2014. Por su parte, la coalición IU/ICV es percibida, desde la existencia del 15-M, como el complemento del lado izquierdo del sistema que ha caído; son viejas nomenclaturas del siglo XX sin otra misión que desalojar a la derecha del poder cuando se les necesita, cosas del pasado. Lo de UPyD es tan simple como que ese partido es un cero a la izquierda en el País Vasco, Cataluña, Galicia, Canarias, Baleares o Navarra. UPyD aglutina a un elector que es reactivo a la corrupción además de sumiso a las políticas de la UE, pero sus fundadores imponen una condición uninacional que no tiene encaje en términos de mercado en las comunidades autónomas mencionadas. Otras formaciones como CiU, ERC, el PNV, EH-Bildu o Compromís, obtendrían representación por sus propias fuerzas. Aunque lo más importante de estas elecciones europeas sería la concurrencia de las plataformas ciudadanas en una candidatura, porque conseguirían hasta 10 puntos de abstencionistas actuales, que son tantos votos como los del PSOE o el PP. Esta es la foto que les preocupa en vísperas del temible 2015, con muy buen criterio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos

Las elecciones europeas preocupan a los políticos