El PSOE, la Iglesia y el aborto


El PSOE tiene un problema, y no pequeño. Porque la amenaza de solicitar la denuncia de los acuerdos de España con la Santa Sede si se aprueba la reforma de la ley de aborto es, cuando menos, infantil. El argumento es de una pobreza intelectual enorme. Aparte de que no sé qué tiene que ver una cosa con otra. Además, si tanto les molesta el papel activo de la Iglesia, ¿a qué vino remover Roma con Santiago para que Benedicto XVI recibiera a Zapatero en Valencia con ocasión del V Encuentro Mundial de la Familia? ¿Por qué desde los ayuntamientos socialistas se reclama la ayuda de Cáritas y otras organizaciones católicas para hacer frente a la difícil coyuntura económica?

Es muy posmoderno eso de escoger a la carta lo que me gusta y lo que no de una institución, lo que los sociólogos llaman una ética líquida que, en algún caso, parece ya gaseosa. Los obispos, como cualquier ciudadano, tienen derecho a expresar públicamente sus ideas. Lo mismo que los políticos católicos lo tienen a seguir siendo católicos. ¿O es que solo las gentes del bando contrario van a poder expresarse y ser lo que son? Por último, el artículo 10 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad dice: «Los Estados partes reafirman el derecho inherente a la vida de todos los seres humanos y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el goce efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
49 votos

El PSOE, la Iglesia y el aborto