La masacre, 25 años después


Se cumplen diez años de la invasión que derrocó el régimen de Sadam Huseín y sumió a Irak en el reino de taifas violento y sectario que es, y 25 años de la masacre de Halabja, el ataque químico a un pequeño e indefenso pueblo, momento culminante del genocidio kurdo, durante la campaña de Anfal. Ambos acontecimientos fueron provocados por la actitud despótica de Sadam, a quien la comunidad internacional apoyó y condenó según le convino; ambos causaron decenas de miles de muertos, cientos de miles de heridos y muchísimos más desplazados; ambos tuvieron como trasfondo la lucha por el dominio territorial en la zona fronteriza entre Oriente Próximo y Oriente Medio y, sobre todo, el control de los recursos petrolíferos y ambos sucedieron con Gobierno republicano en EE.?UU., el primero con George Bush Jr., el segundo consentido por Reagan. Hasta ahí las similitudes.

A principios de mes, Tony Blair declaraba a la BBC que el Irak de hoy no es como esperaba tras la invasión, algo que muchos ya anunciamos hace diez años. Y el Parlamento británico reconocía el genocidio kurdo. Halabja será conmemorada con la triste dignidad que la muerte de miles de inocentes se merece y con los frutos que la pacífica reconstrucción del Kurdistán iraquí está obteniendo. Mientras Irak sucumbe a la inseguridad y se escora hacia la órbita iraní al imponerse la mayoría chií, los kurdos progresan porque han aprendido de forma brutal que la unión hace la fuerza y la paz se construye con trabajo, dedicación y empeño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos

La masacre, 25 años después