Un volcán de carácter


N o hay transición sin Fraga. Como no hay tres lustros de Xunta sin Fraga. Mal que les pese a algunos. Trabajaba ya en La Voz en Santiago como periodista en la Rúa do Vilar cuando lo conocí. Lo recuerdo a las seis de la mañana antes de un vuelo en Lavacolla arrancando páginas de La Voz que señalaban algún error en algún departamento para dárselas subrayadas a Pérez Varela, quien a su vez se las hacía llegar al conselleiro afectado. No perdonaba una. Era un volcán de carácter. Pero tenía sus momentos. Conmigo y un compañero zanjó una entrevista rápido en Raxoi porque no le gustaban nuestras preguntas. Pero también se preocupó por un mareo mío en un vuelo a Lisboa. Y me invitó a comer en Bruselas para decirme que mi escritura le gustaba por el toque lírico. Me animó a escribir sin parar y citó nombres que hicieron que me ruborizase. Era una enciclopedia. Era infatigable. Tal vez demasiado infatigable. El duelo no es para la crítica. Todo tiene su tiempo. Puso a Galicia en el mundo. Recuerdo cómo llegó a Galicia para olvidar las derrotas en Madrid contra Felipe. Recuerdo cómo ganó a Laxe por los pelos. Y después cómo arrasó una y otra vez. No se entiende esta Galicia sin Fraga, su Baviera.

Votación
64 votos

Un volcán de carácter