Educación vial: del siglo XX al XXI


DEL VIEJO Código de la Circulación, del año 1934, se mantienen vigentes apenas una decena de artículos, entre ellos el 7, del que transcribimos tan sólo las dos primeras líneas: «Escuelas. El profesorado de todas las escuelas y colegios, tanto oficiales como particulares, está obligado a enseñar a todos sus alumnos las reglas generales de circulación y la conveniencia de su perfecta observancia». El mandato, obviamente, nunca se ha cumplido.Singularmente a partir de los años sesenta, se han sucedido disposiciones de distinto rango legal -hasta casi una treintena- en el afán de conseguir que las enseñanzas viales se incorporasen sólida y definitivamente a los programas educativos. Ciertamente, el auge de la automoción, la creciente accidentalidad y la importancia del factor humano en la causalidad de los accidentes, no podían por menos de forzar el intervencionismo de los poderes públicos para lograr que el tráfico se desarrollase en adecuadas condiciones de seguridad, desde el plano de las conductas. Al cabo del tiempo, no se ha conseguido ir más allá de considerar la educación vial como un eje transversal de elección alternativa entre otros más. No parece haber servido de mucho el hecho de que los planes nacionales de seguridad vial comiencen con una prolija relación de tareas educativas singulares a llevar a cabo. Si acaso, no hemos pasado de episódicas experiencias hechas por algún bienintencionado docente. ¿Acaso -después de tanta pretensión fallida- estamos ante una tarea imposible? Es posible que en este ámbito se haya ido a lo adjetivo, antes que a lo sustantivo. Es primero vivir en comunidad, sin coches, con ellos después. La educación, en el lenguaje ordinario, en sus aplicaciones sociales, equivale a cortesía, a urbanidad. Por eso, la familia, los centros escolares -desde las enseñanzas primarias hasta las enseñanzas superiores-, la propia sociedad y los gobiernos tienen la palabra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Educación vial: del siglo XX al XXI