Quo vadis, Zaplana


OBEDIENTE, me coloco a la espalda el cartel de insidioso, que de tal nos ha calificado el titular de Justicia a los que creemos que ha habido algún tipo de contacto previo entre ETA o su entorno y el Gobierno o el suyo. Es una de esas verdades que crecen día a día en el fondo de todo español avisado, como si fuera el nuevo PIB, y a más velocidad incluso que las previsiones económicas de la OCDE para España. Dicho lo cual, que supone la convicción de que uno está gobernado por un equipo de mentirosos, habrá que preguntarse qué político no lo es: ¿Dónde va a encontrar Quintana, por ejemplo, a mil altos cargos en la Xunta para sacrificarlos en aras de su promesa? ¿Y cómo va a financiar y a hacer viable Touriño ese contrato laboral iniciático para todos los universitarios gallegos? Otra vez tengo que recurrir al testimonio de Fernando Savater para confirmar que la relación Ejecutivo socialista y ETA no empieza a partir de la bendición parlamentaria, sino que viene de lejos.Asunto bien distinto es el uso que haga de estos hechos una oposición cada día más desnortada. Sus dosis de mentiras ya las demostraron los del PP con el Prestige o la guerra de Irak, como casos más notables. Si el PSOE puede aspirar a obtener rendimiento electoral de una eventual rendición de ETA, los populares ya vienen manejando la política antiterrorista con el mismo propósito desde hace meses. El colmo, no sé si del aprovechamiento o de la estupidez, es la petición del portavoz Zaplana de que se adelanten las elecciones, por el gran lío mediático en torno a la negociación. Quizá está convencido de que el asunto le estallará entre las manos a Zapatero muy pronto, y puede perjudicarle en las urnas, de ahí que no quiera las elecciones ya, para mañana mismo. Lo cual no sería patriotismo. O este levantino más quemado por la política que por el sol de su tierra se quiere ir a casa, arrasadas sus huestes y él mismo por un Zapatero que a corto plazo no tiene adversario en las filas populares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Quo vadis, Zaplana