Demasiados errores


LA DERIVA independentista en no pocos lugares de España y el desafío al Estado de Juan José Ibarretxe y su plan secesionista (rechazado el martes en el Congreso de los Diputados por el 89,43% de la soberanía nacional) es la consecuencia de demasiados errores durante demasiado tiempo. Enumerarlos haría prolijo este artículo, pero cabe citar algunos para no seguir cometiéndolos y llegar a esa playa deseada por Zapatero desde su «optimismo antropológico».Una ley electoral que prima la creación y engorde de partidos independentistas (numéricamente, en el Congreso hablaron el martes más representantes de estos últimos que de los constitucionalistas -6 a 5-) a los que se sigue llamando nacionalistas y unos estatutos de autonomía que como el vasco -no así el gallego y el catalán- se pueden cambiar por mayoría absoluta y no por mayoría reforzada; el uso del término nación para lo que es comunidad y el de país para lo que es región; nominar Gobierno español a lo que es Gobierno central o Gobierno a secas, como contraposición a Gobierno vasco, Gobierno catalán, etcétera., y Parlamento español a lo que es Congreso de los Diputados, también como contraposición a Parlamento vasco, gallego¿; hablar de pueblos en lugar de Estados y mantener las referencias a los derechos históricos, que, como ha dicho Fernando Savater, «son reaccionarios y confusos y por medio de los cuales se mantiene anticívicamente latente la leyenda de los pueblos eternos y prepolíticos»; denominar leyes a lo que son disposiciones y resoluciones autonómicas; calificar de orquesta nacional, museo nacional, biblioteca nacional y auditorio nacional a lo que es orquesta autonómica, museo autonómico, biblioteca autonómica y auditorio autonómico; vocear país y Estado para no decir España; admitir el adoctrinamiento independentista en numerosos libros de texto para escolares y las trabas al uso del español; utilizar mal el adjetivo ciudadano para no emplear el gentilicio español; guardar la bandera española y enarbolar únicamente la autonómica; magnificar lo que nos diferencia y silenciar lo que nos une; pregonar que el nacionalismo independentista se combate con más autonomía; callarse públicamente porque si se formula una preocupación se desestabiliza y, sin embargo, aceptar que los independentistas desestabilicen porque ejercitan un derecho; enmudecer ante quienes afirman que España es un Estado artificial, producto de la yuxtaposición de entidades dotadas de poder originario y no una de las naciones más antiguas de Europa, con 500 años largos de historia en común; dejar a los políticos la solución de los problemas y la creación de otros, sin involucrar más a la sociedad civil; creer aún en la lealtad de los que siempre han sido desleales, y, en fin, seguir contribuyendo, mediante el lenguaje anfibológico y la hipocresía rampante, a que engorde y se reproduzca la hidra balcánica que recorre el espinazo de España. Como dijo Ortega en momentos difíciles, es hora de hacer política de nación frente a la política de Estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Demasiados errores