Descentralización de la política pesquera de la UE


HAY OCASIONES en que los políticos como las instituciones públicas llegan a tiempo. Enmiendan sus errores y sientan sólidas bases para el futuro. Es el caso de la decisión adoptada en la Cumbre de Bruselas en la que se designa a Vigo como sede de la Agencia Europea de Control de la Pesca. Quiero entender, por lo tanto, que en el reparto de las sedes europeas se procedió en unos casos a responder a favores políticos relacionados con la localización (sistema de reparto) y en otros supuestos por asignación racional de las actividades a los territorios. Vigo responde a este último supuesto, al de la relevancia de sus fortalezas, de su capital humano y de su tradición histórica.Es de todos conocido que Vigo se configura como la capital pionera en lo que concierne a la capacidad de adaptación a los cambios operados en el sector pesquero internacional desde hace más de cincuenta años. Vigo significa y enarbola las banderas de las iniciativas empresariales pesqueras en la confianza de responder a los nuevos escenarios. Vigo posee la fortaleza de las industrias relacionadas con el mar, tanto en lo que hace referencia a sus vínculos hacia atrás como hacia adelante; o sea con industrias que proporcionan inputs para disponer de nuevos bienes y servicios productivos, como la posibilidad de desarrollar productos que contribuyen a las nuevas ofertas y demandas. Vigo aporta, como baluarte excepcional, un peso específico de indudable valor a la configuración de la potencia pesquera europea en el concierto mundial. Estas características de Vigo la han hecho merecedora de la citada acreditación. Pero ahora comienza la segunda fase. A una capital pesquera, ubicada en el territorio que posee el mayor potencial y capacidad de respuesta a los cambios pesqueros; en donde se cuenta con un capital humano de enorme valía; con una tradición y una cultura marítima intacta; no se puede tratar de desarticular y reestructurar con políticas comunes que evidencian particularismos, excepcionalidades y transitoriedades tal y como hasta el momento han sido las propuestas comunitarias sobre la reforma de la Política Pesquera, casi siempre en detrimento de las fortalezas pesqueras gallega y viguesa. Si la Unión Europea ha adoptado una decisión correcta y acertada, esperemos que a partir de ahora, desde aquí, desde Galicia y en la sede de Vigo, se puedan plantear las bases estratégicas y de corto plazo de las políticas pesqueras. O sea, deseamos que también se puedan descentralizar las políticas pesqueras comunitarias. Galicia que es referencia pesquera europea contaría con una excepcional disposición (condiciones y saberes) para llevar a cabo una planificación a medio y largo plazo más coherente, más sostenida, más solidaria, más equilibrada y más participativa. Sólo resta, en consecuencia continuar avanzando en la profundización de la formación de la voluntad europea sobre aquellas bases territoriales más conocedoras de las problemáticas sectoriales, más próximas a los administrados y poseedores de mayor capacidad de respuesta ante los inmediatos escenarios. A mi modo de ver las cosas, se han dado dos grandes pasos, uno la designación y otro, a partir de ahora, la posibilidad de elaborar una propuesta concreta de lo que significan las nuevas posiciones competitivas del sector pesquero. Galicia ha ganado; esperemos que Europa nos deje demostrar ahora nuestra capacidad de respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Descentralización de la política pesquera de la UE