Grandes y cazadores


HAY LIBROS que hacen volar la imaginación; otros abren los ojos. Entre estos últimos habría que colocar el del etólogo Richard Maier Comportamiento animal , editado por McGraw Hill. Al leerlo aprendemos, entre otras cosas, que los usos sociales humanos son, mutatis mutandis, más parecidos a los de los gorilas que a los de los chimpancés, ambos parientes cercanos de la humanidad, fóra alma . Una cierta tendencia a la jerarquía y a la poligamia y la división sexual de funciones dan lugar a machos claramente más grandes que las hembras. La evolución humana mantuvo, al parecer, estas diferencias. Los antiguos hombres eran notablemente más fuertes y grandes que las mujeres, aptos para la defensa y la caza. Ahora que Blas Piñar renace de sus cenizas y que el poderío nuclear nos pone en riesgo de anulación, tranquiliza tener en el Gobierno a hombres grandes y apasionados por la caza, como Cascos, que persigue al urogallo hasta Rumanía. No deja de ser una garantía, por si vuelve la prehistoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Grandes y cazadores