Cristóbal y su Racing, rebeldes con causa «play off»: «Tenemos un objetivo entre ceja y ceja»

Elba de la Barrera Agulló
Elba de la Barrera FERROL / LA VOZ

OPA RACING

JOSE LUIS PEREZ

El preparador de los ferrolanos admite que no queda otra que ganar en La Romareda: «Nos gustaría que siempre saliera cara»

18 may 2024 . Actualizado a las 14:06 h.

A falta de tres jornadas para el cierre de la fase regular y con las matemáticas todavía a favor para lograr el hito de llevar al Racing Club Ferrol al play off a Primera no esconde ya sus cartas el entrenador tranquilo. Y es que en la hoja de ruta de Cristóbal Parralo ya solo figura el mítico «a luchar, a luchar y a vencer».

«Tenemos un partido importantísimo porque vamos a ver si podemos seguir estando en la pelea o no. En caso de no conseguir ganar es difícil que, quedando solamente dos partidos, puedas tener opciones». Cortita y al pie la coloca el preparador de la escuadra verde que tiene claro que, en esta lotería en que se ha convertido el cierre del campeonato el liguero en Segunda, el premio gordo pasa por ganar mañana en La Romareda (21.00 horas, LaLiga TV Hypermotion).

la tabla

Deberes sin garantías

«Tenemos un objetivo entre ceja y ceja, que es competir y buscar la victoria», explicita un Cristóbal que, con la situación de los suyos en la tabla, no esconde que tendrá la vista puesta en los otros partidos de la jornada.

«Lógicamente, quedando tan poco, interesa que los equipos que te sacan cuatro puntos no sumen porque te acerca si logras ganar. Estaremos pendientes porque queda poco y no solamente dependemos de nosotros», subraya.

la afición

Acompañados ante el peligro

Ante este punto de partido agradece el técnico que casi un centenar de racinguistas vayan a apoyar en uno de los campos grandes de la categoría de plata: «Nunca estamos solos. Siempre estamos bien acompañados de nuestra gente y agradecerles, no solo en ese partido, que siempre estén ahí dándonos ese aliento para intentar competir de la mejor manera», destaca un Cristóbal que no duda en catalogar a La Romareda como un «estadio mítico».

el debe

Ganar a domicilio

A pesar de haber reiterado que el equipo es el mismo en casa que fuera, los casi cuatro meses de sequía a domicilio y el escaso margen de reacción motivan que Cristóbal no aplique ya paños calientes a la necesidad de sumar ya y de tres lejos de A Malata.

«Llevamos seis partidos perdiendo fuera en esta segunda vuelta y sí que es verdad que nos está costando. A nosotros y a todos los equipos», admite el técnico que tiene claro que el problema no es exclusivo de su vestuario. «Esto es el fútbol. No podemos predecir que puede ocurrir, pero sí podemos predecir que tenemos que salir con todos los sentidos puestos para lograrlo», apunta el preparador que, una vez más, pone el foco en la búsqueda del equilibrio entre áreas.

«Nosotros queremos ganar siempre. Nos gustaría que siempre saliera cara y, a veces, sale cruz. No porque nosotros no queramos o no tengamos esa disposición, sino porque hay equipos muy difíciles y lo estamos viendo cada jornada pero vamos a seguir», ahonda sobre una entrega que no es negociable en el vestuario del inhibidor de egos.

la clave

Solidez y colmillo

«Tenemos la idea muy clara. Hemos trabajado durante la semana lo que queremos hacer juegue quien juegue», valora un Cristóbal Parralo que tiene el principal reto en volver a la senda de la portería a cero tras seis jornadas consecutivas encajando.

«No podemos solo defendiendo ni solo atacando. Es tener ese equilibrio», indica el técnico que apela a la solidaridad defensiva y a la buena toma de decisiones de los suyos en el último tercio.

el rival

Su medio campo y los tempos

Así, en su línea habitual de poner el foco en lo suyo y no en lo ajeno, resta importancia el míster a las mermas que sufre el rival en la sala de máquinas. «Tienen la suerte de tener un gran filial y estoy convencido que tendrán cómo sustituir esa baja y presentar un equipo altamente competitivo», indica sobre la sanción de Toni Moya. Lo que sí tendrán muy presente los suyos será lo que está en juego para un Zaragoza que no tiene garantizada la permanencia y que puede ser presa de la presión a lo largo del choque: «Es un partido donde lógicamente ellos también tienen esa ansiedad por conseguir la victoria y puede haber momentos en los que habrá que ser inteligente, no conceder e intentar manejar los tiempos», destaca.

el sistema

Camaleónico y similar

La baja de Chuca, tras encadenar dos encuentros con un planteamiento de 4-3-3, no altera la hoja de ruta de un Cristóbal que entiende que existe también equilibrio entre esa última vuelta de tuerca y el habitual 4-2-3-1.

«No es la primera ni la última que hemos manejado unos sistemas que son muy similares al final. Son opciones que siempre me han gustado. Otras veces inicias jugando con extremos más abiertos a pierna natural —indica abriendo la puerta al regreso de Héber al once — o que puedan entrar hacia dentro. En función de las características del jugador que juega buscamos unas cosas u otras», reseña sobre un modelo que se basa en aprovechar el talento de jugadores como Losada, Señé o Serrano en los pasillos interiores y en la verticalidad que puedan aportar perfiles como el de Héber o Cubero a través de las bandas.

la plantilla

Poderío mental

Sobre la importancia del balón parado y la escasa capacidad realizadora de los suyos hace Cristóbal un clarividente ejercicio de realismo: «Cada plantilla está configurada con un perfil y nosotros no somos de un perfil muy físico. Hay buenos futbolistas y por eso muchas veces necesitamos tener el balón. Ser nosotros. En ese tipo de acciones nos cuesta más, tanto defenderlas como atacarlas», reconoce. No obstante, tiene claro que hay mucho fútbol en las botas de los suyos: «No tenemos un equipo con un poderío físico muy grande. Esa es la realidad, pero tenemos otras virtudes que nos han hecho pelear por estar arriba. Sabemos nuestras debilidades e intentamos que no afloren», subraya.

los errores

Vídeo análisis constante

Los balones a la espalda de la defensa, los centros laterales o los arranques han costado puntos a un equipo en el que, defiende el míster, el que la sigue la consigue. Insistir y trabajar es el único modo de pulir esos detalles y crecer como bloque: «Mostramos las imágenes donde nos equivocamos, intentar corregirlo y trabajarlo. Hacerles entender que esas situaciones no se tienen que producir e insistiendo mucho, que es la única manera», zanja.

el récord

Ser el mejor Racing no basta

Sobre los 57 puntos que hacen de su equipo el de mejor saldo de la historia del club en el siglo XXI no alcanza para un Cristóbal que apela a no conformarse: «Es bueno cuando se bate alguna puntuación. Es que las cosas se están haciendo bien, pero lo que queremos es sumar 60 el próximo partido y seguir», señala. Quedan tres partidos y, concluye, «es vital el primero. El más inmediato». La rebeldía del Racing y de Crisóbal tiene una causa clara: el play off a Primera.