Un curso sin dos descartes para el Racing de Ferrol: Vadillo y Chuca causaron baja en más de la mitad de los duelos

Elba de la Barrera Agulló
Elba de la Barrera FERROL / LA VOZ

OPA RACING

Vadillo, en la imagen, será baja hasta final de curso y se perdió más de la mitad de los partidos de liga disputados por el Racing.
Vadillo, en la imagen, será baja hasta final de curso y se perdió más de la mitad de los partidos de liga disputados por el Racing. CESAR TOIMIL

Cristóbal y Manjarín, que nunca contaron con sus 25 efectivos disponibles, afrontan la recta final con las ausencias de Sabin, Castro y el propio Vadillo

14 may 2024 . Actualizado a las 23:48 h.

La fractura del dedo del pie de David Castro que —con un plazo de recuperación de cuatro semanas — dice adiós a la temporada, deja a Cristóbal Parralo y Javier Manjarín con 22 efectivos (tres de ellos apercibidos de sanción) para afrontar los tres choques que quedan de fase regular en Segunda. Y es que Sabin Merino, con una rotura de fibras, y Álvaro Vadillo, que se encuentra en Cádiz desde febrero con autorización del club, tampoco podrán sumarse a la causa de la pelea por el ascenso.

Una realidad que no es ajena al cuerpo técnico de un Racing Club Ferrol que arrancó su andadura en Segunda con veintitrés fichas, que se convirtieron en veinticuatro con la llegada de Álvaro Vadillo al cierre del mercado de verano y que, tras la salida de Carlos Vicente y el paso atrás de Fernando Pumar, alcanzaron la cota máxima de 25. Álex Martín, Nico Serrano y Óscar Pinchi completaron la nómina de futbolistas de un vestuario en el que en las 39 jornadas consumidas de liga nunca han podido efectuar lo dos descartes los miembros del cuerpo técnico a la hora de dar forma a la convocatoria (fijada en un máximo de 23 jugadores).

Es más, la falta de efectivos propició la entrada del juvenil David Carballo en la lista el pasado 31 de marzo en el compromiso ante el Elche en A Malata.

Si la falta de un cuarto central planeó durante toda la primera vuelta, las continuadas lesiones en la línea de medios marcaron la pauta tras el parón navideño.

Con la recuperación de Josep Señé y Chuca en las últimas semanas, todo apuntaba a un plácido cierre de curso en materia de ausencias. No obstante, las bajas de Sabin Merino y David Castro dejan en suspense la configuración del once— bastante invariable con Cristóbal Parralo— en esta recta final de competición.

Posibles escenarios

Así, a la vista de las bajas y de las potenciales sanciones, Clemente será la principal novedad en el once de gala en lo que resta de campeonato liguero. El central maño acompañará a Jon García en el eje de la zaga. Una dupla que ya empleó Cristóbal a lo largo del campeonato liguero y que se podría reeditar hasta fin de curso en caso de que García, que está apercibido de sanción, no vea la quinta amarilla.

En ese caso, Álex Martín podría compartir tareas defensivas con Clemente en una defensa inédita este curso en las filas del Racing de Ferrol. Demarcación sensible y más teniendo en cuenta que el conjunto ferrolano suma seis jornadas sin lograr dejar la portería a cero.

También en la punta de lanza podría haber modificaciones. La baja de Sabin y la situación de Giménez como apercibido abre a Manu Justo, uno de los jugadores con menos carga de minutos, la posibilidad de ser de la partida de Cristóbal en alguno de los tres compromisos que quedan por delante. Titularidad que sería la primera del vigués en liga este curso y queda supeditada a una posible sanción de Álvaro Giménez.

También en los extremos podrían producirse variaciones. La asistencia de Héber a Señé, la mayor comodidad de Iker en la mediapunta y la evolución de Pinchi podrían derivar en un nuevo acompañante para Serrano en banda en los próximos encuentros.

Los jugadores con pleno de convocatorias hasta la fecha son: Cantero, Gazzaniga, Manzanara, Losada, Manu Justo y Carlos Vicente.

En el extremo contrario los que han causado baja en un mayor número de encuentros son: Chuca, que causó baja en un 61,54 % de los partidos, y Vadillo, con un 51, 28 % de ausencias. Les siguen Pumar y Señé, con más de un 30 % de partidos en los que no figuraron en la lista de disponibles.

Emilio Bernard, con 38 convocatorias, fue el único descarte por decisión técnica. Fue en el partido ante el Levante, disputado en A Malata, en una semana en la que todo apuntaba a pleno de efectivos y de la que, a última hora, se cayó Álvaro Vadillo por molestias.Después de eso ya no volvió el gaditano a entrar en la lista de efectivos y diez días después se anunció su marcha oficial a Cádiz a restablecerse de sus problemas de rodilla con permiso del club.

Top 5 de ausencias:

 1. Chuca: Baja en 24 /39 partidos ( se perdió el 61,54 %)

2. Vadillo: Baja en 20 /39 partidos (se perdió el 51, 28 %)

3. Pumar: Baja en 9 /24 partidos (se perdió el 37, 5 %)

4. Señé: Baja en 12 / 39 partidos (se perdió el 30, 77 %)

5. Pinchi: Baja en 4 de 14 partidos (se perdió el 28,57 %)

 Las bajas asolan el medio campo maño, con Jaume Grau como único disponible

Los problemas de falta de efectivos en la recta decisiva de campeonato son un denominador común en los cuerpos técnicos de la categoría. Sin ir más lejos, Víctor Fernández, el preparador del Real Zaragoza y próximo rival de Cristóbal Parralo, tendrá que lidiar con un auténtico rompecabezas en el medio campo.

La expulsión por doble amarilla de Toni Moya en el Carlos Tartiere en la derrota de los maños por la mínima ante el Real Oviedo (1-0) se suma a las bajas por lesión de Marc Aguado, Francho Serrano y Raúl Guti. Esto es, salvo sorpresa de última hora, el técnico solo dispone de Jaume Grau como mediocampista puro y tendrá que recurrir al filial de un viejo conocido de los banquillos de A Malata como es Emilio Larraz.

Y es que su Deportivo Aragón se está jugando el ascenso a Primera Federación y una de sus piezas para la medular como es Lucas Terrer será reclutado por Víctor Fernández para tapar el boquete que se le ha abierto en la zona de creación en este arreón final. El jugador, que ya formó parte de la expedición zaragozana a tierras asturianas la pasada jornadas, está llamado a asumir galones en el primer equipo ante el ingente número de bajas que asolan la línea de medios.

«Terrer va a ser muy necesario en este tramo final por las numerosas bajas en el centro del campo», avanzaba Víctor Fernández antes de que Toni Moya acrecentase una problemática en una demarcación capital y con la necesidad de amarrar cuanto antes la permanencia para un combinado que a comienzo de curso apuntaba a la parte noble de la tabla clasificatoria en Segunda División. La capacidad de respuesta y reacción se antojan ya claves.