Cristóbal apuesta por este Racing: «Lo que no vamos a hacer es, al menor contratiempo, cambiarlo todo»

Elba de la Barrera Agulló
Elba de la Barrera FERROL / LA VOZ

OPA RACING

Cristóbal Parralo en A Malata.
Cristóbal Parralo en A Malata. JOSE PARDO

El técnico ferrolano apunta al trabajo defensivo desde todas las posiciones como una de las claves para que el equipo ofrezca su mejor versión

24 sep 2023 . Actualizado a las 17:23 h.

Apelando al emblemático «calma, mucha calma y grandes dosis de serenidad» a Cristóbal Parralo no le pesa la derrota de los suyos en Ipurua la pasada jornada. Y es que el técnico del Racing Club Ferrol, que pese a la buena dinámica inicial ya venía advirtiendo de que había aspectos a mejorar, mantiene la confianza en esa idea que devolvió al combinado ferrolano al fútbol profesional y sigue apostando por el equilibrio entre la efectividad arriba y la solidez defensiva como bazas para la consecución del objetivo de consolidarse en una categoría en la que, advierte, «contra el líder o contra quien sea como concedas no te perdonan». 

De este modo, tras el revés de los suyos que se vieron superados especialmente en el juego interior en Ipurua, el entrenador de la escuadra verde defiende que habrá que seguir trabajando para pulir errores sin renunciar a la filosofía de un equipo que, a base de ser precisamente un equipo, se labró el ascenso de categoría. 

«Nosotros tenemos un equipo que viene jugando desde hace años así. Es difícil cambiar cuando consigues que el equipo tenga esas opciones de ganar. Yo siempre digo que a mí lo que me fastidia es salir de los estadios sin opciones de ganar», subraya un Cristóbal al que no le echa para atrás el hecho de que el rival conozca sus armas ofensivas, a través de sus dos extremos, e intente minimizarlas.

«No lo hemos hecho en estos años y no nos ha ido mal y no tenemos porque hacerlo si no vemos que no hay algo que no funciona o no acaba de funcionar. En este momento las ideas las tenemos claras y lo que no vamos a hacer es, al menor contratiempo, cambiarlo todo», apostillaba sobre el estilo de juego del Racing. Tiene, eso sí, presente el míster que hay capacidad e ideas para, valora, poder hacer cosas distintas también como ese modelo asimétrico ya experimentado con Iker Losada ligeramente escorado a la izquierda.

Como gran defensor de cuidar los pequeños detalles el técnico finalizaba el partido ante el Eibar con la lectura positiva de que de su posterior visionado el cuerpo técnico podría extraer una ingente cantidad de información. Y así ha sido porque el propio Cristóbal apuntaba a que en esta semana larga de preparación del choque ante el Zaragoza ha dedicado una parte a analizar y corregir errores. Acción-reacción del cerebro del vestuario de A Malata que pone el foco en la implicación de la totalidad del once en tareas defensivas y es que, entre líneas, deja entrever que exigirá que cada uno de los elegidos se ponga el mono de trabajo también sin balón si quiere seguir formando parte de esa alineación de gala. 

«No puede ser que un jugador en la última línea te controle y pueda finalizar sin ninguna marca o que entre cuatro jugadores te puedan rematar un córner. Son cosas que no podemos permitir», apreciaba sobre los dos tantos encajados en Ipurua por los suyos. «Quizás a nivel defensivo, y cuando digo defensivo no me refiero solo a los de atrás si no a todo el equipo, nos hicieron bastante daño», apostillaba ratificando que los minutos en este Racing hay que sudarlos y no va a regalar nada a nadie.

Y es que, reconoce Cristóbal, pesa mucho más este aspecto del juego que el de la efectividad de cara a portería. «Le doy más valor a que no nos generen esas situaciones y seguir generando porque acabarán entrando», indicaba sobre las constantes llegadas a área contraria de Héber y Carlos que no se han visto recompensadas con finalizaciones en los últimos duelos.

Porque el técnico del Racing que no se dejó cegar por los buenos resultados cosechados hasta la derrota en Eibar tampoco se limita ahora al resultado negativo del electrónico en la última jornada y va un paso más allá: «Cuando hemos ganado esos primeros partidos ya decía que veía cosas a mejorar y que quizás no nos habían penalizado y ahora nos están penalizando. En la media hora del Elche que al equipo le costó entrar en el partido las ocasiones que tuvo el Elche podían haber entrado y estaríamos hablando de otras cosas», apunta.

«Hay jugadores nuevos, hay jugadores que tienen que entender qué queremos de ellos y eso es a base de trabajo. Han llegado más tarde y hay cosas que nos has podido trabajar que las tienes que ir incorporando sobre la marcha. Creo que la mejor manera de entender lo que se quiere es compitiendo», reseña un Cristóbal que apuesta porque el movimiento se demuestre andado para ir obteniendo resultados. 

El once y el rival invicto

Aunque como viene siendo habitual no enseña sus cartas Cristóbal, que evita dar pistas sobre el once para medirse al Zaragoza, sí avanza que es una decisión que tiene ya meridianamente clara. Para el técnico del Racing lo más destacable del actual líder de Segunda es que solo haya encajado dos tantos en contra y entiende que habrá que aplicarse a fondo en A Malata para perforar la red de un Cristian Álvarez que ha sido considerado como el mejor jugador del pasado mes en la categoría. «Intentaremos que no nos hagan daño y hacerles daño nosotros», ahondaba sobre la plantilla maña a la que cataloga el míster del Racing como muy buena y de la que alaba la «línea increíble» que llevan en este arranque liguero.

Así, aunque no revela las piezas que dispondrá sobre el tapete de A Malata, asume con naturalidad el no poder contar con Sabin Merino en la vanguardia verde porque el jugador, cedido por el Zaragoza, tiene una cláusula en su contrato que impide alinearlo contra el combinado maño. En este sentido, señala Cristóbal, que Manu Justo y Álvaro Giménez están «preparados para jugar» y confía en que su rendimiento será bueno. Se caen también Fernando Pumar y Álvaro Vadillo por problemas musculares y, en el extremo contrario, regresan Nacho y Chuca que están restablecidos de sus lesiones.

Siempre con la flecha para arriba

A pesar de que hubo que esperar dos décadas para volver a recibir al Real Zaragoza en A Malata valen estos tres puntos para Cristóbal como cualquier otros. Y es que, aunque entiende que este choque tenga un plus de motivación para los cuatro aragoneses que se encuentran actualmente en el Racing, el técnico quiere a los suyos siempre con la pila cargada y la flecha para arriba y así lo explicita.

«Es una liga como para estar motivado todas las semanas», valoraba Cristóbal que apuntaba al hecho de estar jugando en grandes estadios y ante emblemáticas aficiones como un permanente aliciente para los suyos. Aunque si hay algo a lo que no le pone un pero el técnico es al racinguismo y no tiene dudas que que, a pesar de disputarse en horario tardío y en una jornada lectiva, el tsunami verde no faltará a la cita en el fortín de la ría para ejercer de titular indiscutible en el doce de Cristóbal.

«Poco podemos exigir a nuestra gente, siempre nos dan todo», zanjaba el míster que en las jornadas de análisis de Ipurua ha podido constatar errores, trazar líneas maestras y admirarse, una vez más, con el respaldo de una hinchada que propicia esa calma tan necesaria para hincarle el diente al líder sin renunciar a una idea que hizo soñar a toda una ciudad para después cumplir.