Vilalba despide a Brígida Pérez, fundadora de una quesería de San Simón da Costa

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS VILALBA / LA VOZ

OBITUARIOS

Brígida Pérez, segunda por la derecha, con su familia, en San Simón da Costa.
Brígida Pérez, segunda por la derecha, con su familia, en San Simón da Costa. PURRIÑOS

Con su marido puso en marcha Daniberto, hoy continuada por sus hijos

25 ene 2023 . Actualizado a las 12:51 h.

Brígida Pérez, fallecida este martes en Vilalba a los 65 años, representaba la historia y el presente de la Denominación de Orixe San Simón da Costa. A principios de los noventa, con su marido puso en marcha la quesería Daniberto, que hoy continúan sus hijos, Daniel y Alberto Pérez. Lo que hicieron ella y su esposo, Fernando Pérez, fue dar un salto que estuvo presente en otras familias de la zona.

Hace décadas, era habitual que en las casas se fabricase queso y que se vendiese en la feria mensual de Vilalba. A finales de los ochenta y a principios de los noventa, se dio el salto que permitió a las actividades artesanales convertirse en proyectos que hoy se mantienen: las queserías son auténticas pymes, y algunas incluso trasladaron su actividad al polígono de Sete Pontes.

Un hijo, presidente

Brígida Pérez llevaba años jubilada, aunque no ajena al trabajo que desarrollan sus hijos. Uno de ellos, Daniel Pérez, es la cara más conocida del negocio y preside el Consello Regulador de la Denominación de Orixe. La fábrica elabora queso de San Simón da Costa y otros productos, que han sido premiados en distintos certámenes en los últimos años.

Los restos mortales de Brígida Pérez se velan en un tanatorio vilalbés. La comitiva fúnebre sale a las cuatro de la tarde hacia San Simón da Costa, en donde se oficia el funeral  y luego tiene lugar el entierro.

Estos son los mejores quesos y mieles de Galicia

La Voz

El pazo de Quián, en Sergude (Boqueixón), acogió en la mañana del viernes la entrega de premios a los mejores quesos y mieles de Galicia. Concurrieron 43 muestras de 30 queserías en esta vigesimoquinta edición de la cata: en Arzúa-Ulloa, el oro fue para Queinaga; plata para Pazo de Anzuxao; y bronce para Bo-Queixo, de José Castro Tejo; en Arzúa-Ulloa curado, oro para Arqueixal, de Xosé Luís Carreira Valín. En San Simón da Costa, Catadoiro recibió el oro, con plata para Prestes; y en Tetilla, oro para Queinaga; plata para Pazo de Anzuxao y bronce para Daniberto. Por su parte, Castelo se hizo con el oro en el apartado de Cebreiro.

Seguir leyendo