Carlos Mantilla, tu legado en nosotros

Una amiga de la familia recuerda sus vivencias con Carlos Mantilla


Amiga de la familia Mantilla

Tengo en mi cabeza como si fuera ayer, el recuerdo de cuando íbamos Elena y yo contigo al congreso de los diputados a que nos dieras clase de contabilidad, de eso hace ya más de 20 años... Recuerdo con una sonrisa en la cara cuando sentado en el despacho le decías a Elena: «Esta filliña amiga tuya es lista eh?».

Cierro los ojos y pienso también en las risas y conversaciones en Maspalomas, tomando una copa, desayunando ese buffet que tantas veces has disfrutado, y comentando la vida, siempre con una sonrisa, y nosotros siempre aprendiendo.

Pienso de corazón que todos los que hemos tenido la suerte de compartir capítulos de nuestra vida contigo, hemos aprendido de ti, un ejemplo de cómo tomarse la vida, con valentía, siempre hablando alto y claro, y con una vitalidad arrasadora.

Diría que has vivido 200 vidas en una, con plena alegría, pura vitalidad, inspirando a todos y dejando un legado impresionante a nivel profesional pero sobre todo familiar. Valores impecables que supiste transmitir en cada cosa que hiciste, trasladando siempre a tu familia la importancia de ser honestos, de ser valientes y claros, de no tener miedo a nada y de saber disfrutar de esta vida y de cada día como si fuera el último.

Siento profunda admiración y con lágrimas en mis ojos escribo, fruto del inmenso y verdadero cariño, así como de la empatía máxima que siento con tus familiares en este difícil momento.

Familia, os queremos y conscientes de que este episodio vital tiene que ser de las cosas más duras que afrontar, os envío, os enviamos, amor infinito y toda la fuerza. Estamos con vosotros: hijos, familia y amigos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carlos Mantilla, tu legado en nosotros