Un padre de familia numerosa que había superado muchos achaques

Hombre de pocas palabras y buen carácter, este marinense luchó toda su vida en el mar, y también en tierra


pontevedra / la voz

Lisardo Area Santos, de Marín, se convirtió hace solo unos días en víctima de la pandemia. Falleció tras ser diagnosticado de coronavirus mientras distintos miembros de su familia combatían también la enfermedad. Algunos no pudieron ir siquiera al entierro. Ni tampoco a despedirle como les hubiera gustado. Por eso les está costando tanto hacerse a la idea de su partida. Por eso, y porque Lisardo, casado, padre de cinco hijos y abuelo de nueve nietos, era una pieza clave en las vidas de todos ellos.

Lisardo era marinense y, como gran parte de los hombres de su tierra y de su tiempo, buscó porvenir en el mar. Fue marinero y, tras la jubilación, la salud se empeñó en hacerle la puñeta. Tuvo distintas dolencias de gravedad, entre ellas un cáncer. Fue logrando salir de esos achaques y lo hizo agarrándose a su carácter luchador. No era hombre de muchas palabras, más bien se tornaba tímido de puertas afuera, pero tenía buen carácter y le gustaba estar con la familia. Aunque que la salud a veces se la jugaba, estaba bien, y le gustaba salir a tomarse su café o pisar la calle.

En septiembre, un nuevo achaque de salud le llevó al hospital, al Cunqueiro. No se trataba del covid, sino de otra dolencia. Volvió a casa. Y, días después, en una revisión, le ingresaron unos días en el hospital Provincial de Pontevedra. Le dieron también el alta pero, al regresar a casa, se sintió mal. Y a los dos días le llevaron para el hospital de Montecelo. Dio positivo por covid y no tuvo oportunidad. Murió el 9 de noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Tags
Comentarios

Un padre de familia numerosa que había superado muchos achaques