Último adiós al eterno califa rojo

La Voz

OBITUARIOS

Carrillo, junto Anguita en su etapa de alcalde de Córdoba
Carrillo, junto Anguita en su etapa de alcalde de Córdoba

Julio Anguita, histórico líder de IU, murió ayer en Córdona a los 78 años, tras sufrir una parada cardiorrespiratoria

17 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Julio Anguita fue estricto maestro, alcalde de Córdoba (1979-1986), coordinador de IU (1989-2000), secretario general del PCE, el califa rojo y el último líder carismático de la izquierda, siempre respetado a diestra y siniestra. Aunque sus posiciones fueran controvertidas y generaran conflicto dentro y fuera de sus siglas. Fue el político enemigo de politiquerías y el del «programa, programa, programa». La sonrisa se dibuja en muchas caras cuando se articulan estas palabras. En la suya, en los últimos años, también, ya jubilado, en su casa de Córdoba y con su pensión de maestro. Una sonrisa en un rostro adusto, reflejo de un carácter que él mismo calificaba de «seco» y «cortante». Aunque también sabía ser amable.

Anguita murió ayer con 78 años aquejado del corazón, tras sufrir dos infartos, uno en plena campaña electoral de 1993 y otro en 1998; y tras la operación que le apartó de la primera línea política en diciembre de 1999, en vísperas de las elecciones del 2000, tras lo que decidió volver a las aulas a dar clases de Historia.

Las «dos orillas» y «la pinza»

Ante esos comicios del 2000, su sucesor como número uno por IU y quien lo había sido un año antes al frente del PCE, Francisco Frutos, firmó un pacto preelectoral con el PSOE de Almunia para gobernar juntos. Fue una enmienda a la estrategia de Anguita de las dos orillas: en una estarían el PSOE y el PP, parecidos en sus planteamientos; en la otra, IU, la alternativa. Otros, a esa estrategia la llamaron «la pinza» al Gobierno de Felipe González. Y le acusaron de actuar en connivencia con Aznar.