Vuelve el mítico Lamborghini Countach

MOTOR

LAMBORGHINI

El fabricante italiano presenta una nueva versión del «padre de los superdeportivos modernos», con tecnología microhíbrida, 814 caballos y capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en 8,6 segundos. El diseño homenajea al original carrozado por Bertone.

17 ago 2021 . Actualizado a las 14:31 h.

En 1974 Lamborghini empezó a producir un vehículo que se adelantó varias décadas al futuro. Diseñado por Marcello Gandini, del reputado carrocero Bertone, el Countach asombró al mundo con un aspecto nunca visto en un automóvil deportivo. Su perfil de cuña, la bajísima altura, unas enormes tomas de refrigeración posteriores y las puertas batientes hacia arriba lo convirtieron de inmediato en uno de los coches más impactantes y protagonista de los pósters en las habitaciones de los adolescentes de los años 70 y 80, junto a otros mitos como el Ferrari Testarossa, el Porsche 959 o el Ferrari F40. También era uno de los más rápidos, gracias a un motor V12 de 5.000 centímetros cúbicos y que rozaba los 400 caballos, una potencia no muy habitual en aquella época.

El primer prototipo fue presentado en el Salón de Automóvil de Ginebra en 1971, y ahora, medio siglo después, el fabricante italiano acaba de anunciar una nueva versión que rinde homenaje al «padre de los superdeportivos modernos». El Countach LPI 800-4 conserva el V12 montado en posición Longitudinale Posteriore (LP) y lo combina con la tecnología microhíbrida para lograr unas cifras extraordinarias: 814 caballos (que proceden de su propulsor atmosférico de 780 CV y  de su motor eléctrico de 34 CV), transmitidos a un sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas, capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 2,8 segundos, de 0 a 200 km/h en 8,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 355 km/h.

«Es un coche visionario, como lo fue su precursor -afirma Stephan Winkelmann, presidente y CEO de Automobili Lamborghini-. Representa nuestra filosofía de reinventar los límites, lograr lo inesperado y extraordinario y, lo más importante, ser material para los sueños». La denominación Countach, una expresión de sorpresa y asombro en el dialecto piamontés y que se pronuncia Coon-tach, es uno de los pocos nombres entre los modelos de la marca que no está relacionado con la tauromaquia.