Lexus ES 300h, una berlina híbrida con mucho espacio para los pasajeros

Con una potencia total de 218 caballos, tiene suficiente agilidad y un consumo medio WLTP de 5,5 litros a los cien. La marca japonesa lo ha traído por primera vez a España

;
Probamos el Lexus ES 300h Executive La marca japonesa trae por primera vez a España este modelo, que mide 5 metros de largo y tiene un motor híbrido de 218 caballos

Una berlina premium de 5 metros de longitud, con un motor híbrido de más de 200 caballos y un confort de marcha muy elevado. Muchos estarán pensando, «prepara la cartera», pero el Lexus ES que hemos probado en Sobre Ruedas cuesta menos de 50.000 euros. La firma japonesa ha traído por primera vez a España este modelo, que ya va por su séptima generación (fue lanzado en 1989, prácticamente cuando se estrenó Lexus como marca de lujo independiente del grupo Toyota).

El Lexus ES se sitúa entre el IS y el GS, y, aunque es más grande que este último (en longitud y anchura), está un escalón por debajo en acabados. Eso, sobre el papel, porque exteriormente tiene toda la personalidad y el diseño exclusivo que caracteriza al fabricante nipón. Su morro estilo punta de flecha es imponente, con una parrilla que llega hasta el borde mismo del spoiler y unos faros rasgados con luz diurna en forma de bumerán. La línea lateral es recta y elegante, mientras que en la parte trasera un alerón remata el capó.

El salpicadero está presidido por una pantalla de 8 pulgadas, que en versiones superiores aumenta hasta las 12 pulgadas y que se puede manejar desde un touchpad situado en la consola central. Un sistema que utilizan otras marcas como Mercedes y que a veces no resulta muy preciso, ya que es fácil que al deslizar el dedo nos pasemos del icono que queremos pulsar. El cuadro de instrumentos tiene otro panel digital y dos cuernos que sobresalen a los lados para seleccionar los modos de conducción y desconectar el control de estabilidad.

Las sensaciones que transmite el interior son muy buenas, con superficies con tacto y diseño diferente, molduras de aluminio e inserciones de madera en el salpicadero y el volante, aunque hay algunos plásticos duros en la consola central y los apoyabrazos de las puertas. Otros aspectos, como el elevado peso de las puertas o la forma de subir las ventanillas (disminuye la velocidad al final, para que el cierre sea más suave y elegante) son detalles característicos de coches del segmento premium.

Los asientos son cómodos y envolventes y hay varios huecos para dejar objetos: uno con tapa, otro que permite colocar una botella de agua pequeña -si pulsamos un botón su profundidad se reduce, para colocar una lata de refresco- y el que hay bajo el reposabrazos, que tiene apertura a derecha e izquierda. Dentro encontramos una bandeja de carga inalámbrica.

El espacio para las piernas de los pasajeros de atrás es sobresaliente (a pesar de que la batería del sistema híbrido va debajo) y cuentan además con salidas de aire y tomas USB. Lexus ha privilegiado su comodidad frente a la capacidad del maletero, que es de 454 litros. Sin embargo, sus formas son regulares y la boca muy ancha, así que es muy aprovechable. Tiene trampilla con llave para llevar objetos largos, como unos esquís y debajo del piso hay un kit antipinchazos.

Agilidad y bajo consumo

El Lexus ES tiene un motor de gasolina de cuatro cilindros y 178 caballos y otro eléctrico que se combinan para dar una potencia total de 218 caballos. Acelera de 0 a 100 en 8,9 segundos, y, como no es una cifra extraordinaria y el coche pesa casi 1.700 kilos, podríamos pensar que es un poco perezoso, pero nada más lejos de la realidad. Al iniciar la marcha entra en acción el motor eléctrico, lo que le da una buena salida, y después responde con agilidad a cualquier régimen. La verdad es que no parece que vayamos en un coche que mide 4,97 metros.

Podemos elegir tres modos de conducción, Eco, Confort y Sport (las diferencias en la transmisión no es muy acusadas), y en este último las indicaciones del sistema eléctrico del cuadro de instrumentos se transforman en un cuentarrevoluciones. La suspensión filtra bien, sin ser de las que más amortiguan, y la estabilidad y rapidez de entrada en curva vuelven a sorprender en un vehículo de estas dimensiones. Rueda muy fino y el confort de marcha, unido al gran espacio de que disponemos, hace que sea un coche extraordinario para viajar.

Los nuevos híbridos del grupo Toyota ya no son ruidosos como antes -se revolucionaban en exceso al exigir una fuerte aceleración-. El ES es un coche silencioso y si pisamos a fondo escucharemos una especie de bramido grave (bastante bonito, a mi juicio) pero contenido.

Otro aspecto destacable es el consumo, con una media WLTP de 5,5 litros a los cien. Aquí juega un importante papel la baja resistencia aerodinámica, con un cx de 0,26. En nuestros recorridos, que alternaron zonas urbanas y alrededores, además de algún tramo de autovía, la cifra que nos dio fue de 6,1 litros. Finalmente, la frenada también está a la altura y proporciona mucha seguridad.

Confort y tecnología

Nuestra versión de prueba, cedida por el centro Lexus Coruña, del grupo Breogán, era la versión Executive. Incluye faros multiled con intermitentes secuenciales, llantas de 18 pulgadas, asientos delanteros eléctricos con soporte lumbar y el del conductor con memoria y cojín extensible, y además son calefactados y ventilados. La tapicería de cuero puede ser bitono, la columna de dirección tiene reglajes eléctricos y la luneta trasera cuenta también con una cortinilla automática. Asimismo es de serie el techo solar, lleva acceso sin llave y el volante y el asiento se retraen para facilitar la entrada.

A nivel de tecnología equipa alerta y freno por tráfico posterior, detección de ángulo muerto, sistema adaptativo de luces de carretera, sensores de aparcamiento, reconocimiento de señales, sensor de presión de neumáticos, control de crucero adaptativo, alerta activa de mantenimiento de carril y asistente precolisión con detección de peatones y ciclistas. 

Sin rivales por ese precio

El Lexus ES parte de 45.000 euros en su versión Eco, aunque el modelo que hemos probado se va casi a los 60.000. La marca japonesa ofrece cinco niveles de equipamiento y son cerrados, es decir, no se les puede añadir ninguna opción salvo el color. Uno de ellos es el F-Sport, que tiene unas suspensiones más firmes y con regulación electrónica automática, llantas de 19 pulgadas, asientos deportivos, pedales de aluminio, equipo de sonido Mark Levinson con 17 altavoces y una parrilla y otros elementos estéticos diferentes. La versión Luxury añade tapicería de cuero semi-anilina, asientos traseros calefactados, climatizador de tres zonas, cámara de 360 grados y head-up display.

En el mercado no hay ninguna berlina híbrida de estas características más barata, aunque sus rivales (BMW 530e, Mercedes E 300 e) tienen mayor potencia. Pero después de probarlo tampoco la hemos echado en falta, este es un coche para hacer viajes de cientos de kilómetros y llegar descansados, y además con un consumo bastante contenido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lexus ES 300h, una berlina híbrida con mucho espacio para los pasajeros