Una avería mecánica deja a Martínez Barreiro fuera del Rally de San Martiño

Xabier Otero A ESTRADA

MOTOR

El estradense intentó acabar el segundo tramo pero su coche se detuvo a los tres kilómetros La prueba ourensana se la adjudicó Senra, que es virtual vencedor del Campeonato Gallego

06 sep 2003 . Actualizado a las 07:00 h.

No pudo ser. Todas las ilusiones con las que afrontaba José Miguel Martínez Barreiro el Rally de San Martiño murieron a las primeras de cambio al sufrir su coche una avería mecánica que lo dejó fuera de carerra. Las cosas marchaban según lo previsto. Disputado el primer tramo de la mañana, el estradense se encontraba en segunda posición a siete segundos de Manuel Senra y eso invitaba a la lucha. Sin embargo, todo se torció unos minutos después. En la salida del nuevo tramo «partiu un palier ou algunha peza da transmisión» y las posibilidades de seguir peleando por los lugares de privilegio se empezaron a arrugar. Con el coraje que le caracteriza, Barreiro intentó alcanzar la línea de meta con el objetivo de tener una oportunidad, pero todas las tentativas resultaron inútiles. Emulando a Carlos Sainz con su famosa detención a unos metros de conquistar el Mundial, su coche se negó a seguir avanzando a los tres kilómetros de la partida. «Quentáronse os discos e ahí acabou a nosa carreira», explica el piloto estradense, quien lógicamente estaba abatido por lo sucedido. «É unha pena. Pretendíamos pelexar ata o final, pero esa avería nolo impediu. Perder desa forma, faite quedar un pouquiño impotente», manifiesta. Coser y cantar Con Barreiro fuera de carrera, Manuel Senra se sintió como pez en el agua y se adjudicó la victoria con la autoridad que le caracteriza. El portugués Felipe Araújo fue el único capaz de aguantar mínimamente el tipo. Aún así, perdió 1.48 frente al, según la organización, ya nuevo campeón gallego de Rallys 2003. Luis Penide fue tercero a 3.14 de Senra.