Polémica entre los pilotos del Gallego de ralis por el sistema para elegir el ganador en pleno covid-19

ANA IGLESIAS REDACCIÓN

MOTOR GALLEGO

ALBERTO LÓPEZ

En una temporada formada tan solo por tres pruebas, el campeón se decidirá en la última en A Mariña

02 nov 2020 . Actualizado a las 19:29 h.

El Gallego de ralis de asfalto se decidirá en la última prueba. El 14 de noviembre se disputará el rali de A Mariña, la última de las tres que forman este año el calendario, de las nueve que lo componían. La crisis del coronavirus propició su reducción drástica.

El reglamento, redactado para la disputa de las nueve pruebas, determina que se eliminan dos de esos resultados en el cómputo final de cada piloto. Ese reglamento se emplea esta temporada, reducida a solo tres carreras. Por tanto, valiendo solo el mejor resultado para la elección del campeón, se prima lo que suceda en la cita de A Mariña. Dicha carrera dispone de un mayor coeficiente que las otras dos ya disputadas (A Coruña y San Froilán), lo que supone que el vencedor de esta será el ganador del Gallego.

Este hecho ha provocado malestar entre algunos participantes y la renuncia, por el momento, de Víctor Senra —líder provisional del campeonato— y Alberto Otero, otro de los candidatos al título. El piloto de Dumbría, vencedor de las dos pruebas anteriores y líder de la general, es el gran damnificado por esta situación. «Non é lóxico. Había que ter mirado o reglamento antes, cousa que non se fixo. Está feito para nove carreiras, e delas descontábanse dúas. Pero si solo vanse correr tres, non é normal que se sigan descontando dúas. Non estou dacordo con iso e a día de hoxe non vou correr», aclara Senra.

De darse esta situación, Alberto Meira, Iago Caamaño y Francisco Dorado serían los principales candidatos al título. Aunque la situación tampoco la vean justa. «Al final Víctor se enfadó y lo vemos lógico. Este año no está bien descontar dos resultados», apunta Meira. «Ya estaba así reglamentado desde principio de año. El que tuviese la bola de cristal para saber que el año que iba a venir iba a ser un poco rarito… pues sabría más que nadie. Pero, puesto que el año es así, habría que modificarlo. Si la federación no lo quiere cambiar, pues Víctor tendría que ir a correr y jugársela a una carta como nos la jugamos todos», agrega Caamaño.

En el 2016, el reglamento fue modificado en plena temporada después de restringir la velocidad en el coche de Iván Ares. Este abandonó entonces el Gallego y la Xunta estableció que ningún reglamento podía ser modificado, salvo casos de fuerza mayor, como pueden considerares las cancelaciones por la crisis del covid-19. A esto apela ahora el propio Iván Ares, que pese a competir en el Nacional no descarta participar en la prueba lucense.

Otro requisito para ser campeón del Gallego es haber corrido dos pruebas como mínimo. Como Ares no disputó ninguna, su victoria en A Mariña haría, indirectamente, campeón a Senra, gracias a cualquiera de sus victorias previas. «Víctor es el campeón corra o no. Él ya tiene varios campeonatos y todos lo que entendemos de esto sabemos que el campeón es él», sentenció Ares.