Iván Ares: «Cuando pinchó Senra pensé: 'Qué faena, el rali queda descafeinado'»

El piloto de Cambre venció en el arranque del Gallego apenas unos días antes de iniciar su reconquista del título nacional


La Voz

Iván Ares (Cambre, 1985) reposa el primer triunfo de la temporada visitando a su futuro copiloto David Vázquez, convaleciente de la fractura de dos costillas. Lo hace junto a Víctor Senra (Vázquez también será su copiloto, en sustitución de José Antonio Pintor), con el que hace solo unas horas estaba peleando el triunfo en el rali de A Coruña. Por delante, el asalto al Nacional que ganó en el 2017 y del que es subcampeón. Será desde el 21 de marzo, con el rali Sierra Morena.

-Primera celebración del año.

-Pues no fue muy intensa: cena con el equipo, y para casa, porque estaba muy cansando después de una dura semana, preparando los cuatro coches con los que competíamos, con toda la burocracia que conlleva.

-Ahora ya no puede tener solo la cabeza en correr.

-Pues no. El fin de semana anterior estuve en Fafe con Santi García, que corre la copa Peugeot, que es en tierra y hay que adaptar el coche para asfalto, rotular... Antes, corría yo; y punto. Pero esta vez, en el enlace, le iba preguntando a Pintor. Hicimos un grupo cuco. También estaba ilusionado porque Jorge (uno de mis mecánicos) corría su primer rali como piloto.

-Habla como un padre.

-[Risas] Es que atiendo a todos. Por ejemplo, Santi García, que está empezando y tiene una prometedora carrera por delante.

-Y, a pesar de eso, todos fijándose solo en el cabeza de cartel.

-Es normal. Cuando yo empecé tampoco despertaba mucho interés.

-¿Durmió mucho antes del rali?

-Me levanté a las 6.30 horas. No sientes sueño ni cansancio durante el día, por la adrenalina, pero cuando acabas, se te viene encima el de toda la semana y duermo sin problema. No me afecta la tensión. Si no duermo, no es por los nervios, es por el trabajo. El miércoles acabamos a las dos de la madrugada de preparar el coche para la presentación.

-¿Se insiste demasiado en que ganó por el pinchazo de Senra?

-Yo no lo achacaría solo a eso. Creo que le iba a ganar, pero iba a estar muy justo. Estaba recuperando tiempo... y al llegar a la meta ya me había enviado un mensaje diciéndome: «Vaya suerte tienes». En ese momento, yo también me dije: «Vaya faena, ya queda la carrera medio descafeinada». De todos modos, yo todavía me mosqueo con las incidencias mecánicas y hubiese salido por la tarde a por todas, a forzar el error del rival, porque la ventaja era demasiado amplia si no me presionaban.

-Usted también sufrió una avería.

-Me quedé sin servodirección. Era imposible girar el coche. Pintor me decía: «Pero dale, hombre». Y yo no era capaz. Casi me salgo en un cruce. Pensé: «Voy a meter quinta y en una curva esmago el coche y verás vaya fiesta». La batería me dio justo para llegar a la asistencia. Fue una odisea. Pensé que tenía que abandonar.

-Había gente con sudaderas de Ares Racing. ¿Le piden autógrafos por la calle?

-Pues sí. Alucinas. Un chico de un bar en Ponte Aranga es muy fan nuestro y le invitamos a que nos acompañase. Pienso en cuando yo era niño y si me saludaban Manolo Senra o Monzón ya era la leche... eran mis ídolos. Me pongo en la situación de los aficionados y el cuerpo me pide hacerlos felices.

-Pensaba que se iba a despedir de Pintor... y no todavía.

- Le echaré de menos. Seguiría con él siempre. Tras la carrera, en la cena del equipo, dijo: «Iván no necesita un copiloto, sino un psicólogo» [risas]. Es una tarea complicada, la de copiloto... [más risas]. David estará para Canarias. Nos conocemos bien.

-¿Correrá en todas las grandes ciudades de Galicia?

-Aún no está cerrado. Así lo quiere el grupo Pérez Rumbao, pero depende del presupuesto. En A Coruña siempre quiero correr, por mis patrocinadores, por mi público... pero...

-¿Se ve recuperando el Nacional?

-Sí. Aunque los tramos de A Coruña no son referencia, las sensaciones son buenas.

-Suárez y Fuster sopesan no participar.

-Porque tiran más al Supercampeonato, la nueva competición que aglutina pruebas de tierra y asfalto. Me gustaría que fuese un Nacional como el pasado, muy ajustado, emocionante. Y ganar, claro.

-¿El Supercampeonato no le atrae?

-Claro, pero Hyundai quiere que haga el de asfalto. Y, otra vez, es una cuestión de presupuesto. Es que a veces me pregunto por qué las tres grandes empresas multinacionales que tiene Galicia no apoyan este deporte. No hay más que fijarse en lo que acaba de suceder con el rali de A Coruña, con 50.000 aficionados. Se pueden hacer cosas muy bonitas. Pero se necesita el apoyo de esas empresas y de las instituciones. Y no lo hay. Es el mejor rali de Galicia con mucha diferencia. Tendría que ser del Nacional. Parece mentira.

-En la foto posa al lado de la torre de Hércules. Estaría bien un tramo espectáculo a sus pies.

-Sería genial. Hay muchos aficionados (y coruñeses no aficionados) que no van a los tramos, que no saben de ralis, pero les gustan y disfrutarían mucho con los coches. Hacer algo en la ciudad les acercaría este deporte. Sería un puntazo.

José Antonio Pintor será su copiloto una carrera más

El rali de A Coruña tendría que haber sido el broche de oro para una de las parejas más exitosas del automovilismo gallego.

La nueva situación labora del copiloto José Antonio Pintor le obligará a renunciar a competir junto a Iván Ares el Campeonato de España de asfalto (aunque seguirá ligado al equipo desarrollando las labores de ouvrier reconociendo los tramos justo antes de que pase la caravana de seguridad, para afianzar notas y reglajes).

El mejor copiloto de Galicia, según fue reconocido en la última gala del automovilismo gallego, David Vázquez, será su relevo en la butaca de la derecha.

El estradense será también la mano diestra del actual campeón gallego de asfalto, Víctor Senra, de modo que tiene a su alcance un hito: adjudicarse el título nacional y el autonómico en el mismo ejercicio.

Sin embargo, un accidente sufrido mientras se entrenaba hace apenas una semana junto a Darío Calviño terminó con Vázquez en el hospital con dos costillas rotas.

El tiempo de recuperación supera el mes, de modo que no llegará a tiempo para el inicio del Campeonato de España, en el rali Sierra Morena, en Córdoba, que se disputará del 21 al 23 de este mes.

Debido a este imprevisto, José Antonio Pintor tendrá que posponer su fecha de despedida, al menos, hasta el rali andaluz y la apertura del Nacional. Un bonus de un rali más para la pareja que ha conseguido unida todos los campeonatos de su palmarés. Tras esa cita, será el turno de David Vázquez.

Siete equipos auspiciados por el Ares Racing en el rali de A Coruña

Además del Hyundai de Iván, el equipo Ares Racing compitió en el rali de A Coruña de un modo u otro (bien directamente con la estructura de la escudería, bien con coches preparados por ella o bien haciéndose cargo de la asistencia) con siete representantes más.

Miguel Suárez y Martín Aguiar en un Saxo VTS representaron a la escudería (52.ª posición). Además, Dani Castro y Sergio Martínez (Peugeot 208 R2. Ganaron la Pirelli Top Ten B); Gelo Sánchez e Iván Ferreiro (Porsche 997 GT3. Posición 30.ª); José Botana (Saxo VTS. Posición 48.ª); Jorge e Iván Bergondo (Saxo VTS. Posición 49.ª); Santi García y Néstor Casal (Peugeot 208 R2 en la Pirelli Top Ten B. Abandonaron), y Francisco Caridad y Óscar Souto (BMW 325. Abandonaron).

Iván Ares prolonga su dominio en el rali de A Coruña

Pablo Gómez Cundíns

El subcampeón nacional repite triunfo en el inicio del Gallego tras superar una avería y aprovechar otra de Víctor Senra

Iván Ares le ha cogido el tranquillo al rali de casa. Nunca había ganado en A Coruña y ya van dos triunfos consecutivos. Desde que se retomó la organización de la carrera coruñesa como apertura del Campeonato Gallego de asfalto, con éxito para Víctor Senra en el 2017, el pulso entre el piloto de Cambre y el de Olveira está siendo memorable. Para el autonómico, a tenor de lo visto, Alberto Meira y Iago Caamaño serán también firmes candidatos, a poco que se hagan a sus coches.

Senra también estrenaba (Citroën C3 R5) y parecía sentarle como un guante, hasta que pinchó en el cuarto tramo (Aranga), lo que decantó una balanza extremadamente equilibrada, a pesar de que Ares (con la ayuda de José Antonio Pintor, en una de sus últimas carreras juntos) ya había manejado sin dirección asistida un buen trecho. Senra marcó el mejor tiempo en las primeras pasadas de Aranga y de Arteixo - Culleredo - Laracha. Ares en todas las demás. Mientras tanto, Meira trabajaba su nuevo Citroën DS3 R5 y Caamaño no acababa de tomarle el pulso a su Ford Fiesta R5.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Iván Ares: «Cuando pinchó Senra pensé: 'Qué faena, el rali queda descafeinado'»