El piloto del accidente: «Estaban muy mal ubicados, ya los habían avisado»

Rafa Alonso dio el pésame al hijo del fallecido, quien le transmitió su comprensión, y lamenta que los aficionados no respeten las zonas prohibidas


as neves / la voz

Rafa Alonso es un piloto amateur y aficionado a los ralis que vivía en la carrera del Sur do Condado su segunda experiencia al volante en una competición de estas características. En las horas previas al inicio derrochaba ilusión. Su objetivo no era otro que divertirse y acabar la carrera. Por desgracia, acabó siendo el principal protagonista de la jornada. «Era una zona muy sucia y bacheada, se me fue el coche y al querer enderezarlo tenía a la gente encima y ya no pude hacer nada», relata Alonso sobre cómo se produjo el trágico suceso. 

Un accidente que se habría quedado en una mera anécdota si los espectadores hubiesen respetado las medidas de seguridad. «Estaban muy mal colocados», asegura el joven conductor, que no pudo hacer nada por evitar el atropello. «Había cuatro o cinco personas: todas pudieron apartarse menos este señor», lamenta el piloto, que se siente muy apenado. «A uno se le quitan un poco las ganas de volver a conducir», reconoce.

Una imprudencia que costó una vida

;
Este es lugar en el que se produjo el fatal atropello Un hombre de 64 años, padre del copiloto Diego González, fallecía en As Neves durante la celebración del rali Sur do Condado.

Cuando pasó la caravana de seguridad nadie estaba en la zona prohibida donde se situó Antonio González Camba antes de ser embestido mortalmente por un participante del rali Sur do Condado

El automovilismo gallego ha vuelto a ser sacudido por la tragedia, y todo apunta a que la imprudencia de situarse en una zona prohibida por la organización del rali Sur do Condado le costó la vida a Antonio González (de 64 años y padre de uno de los copilotos participantes, Diego González), a quien el bólido número 29, pilotado por Rafael Alonso, arrolló en un cambio de rasante del tramo de Ponteareas (el cuarto de la jornada) alrededor de la una y cuarto de la tarde en la zona de Taboexa, en el linde entre los ayuntamientos de As Neves y Ponteareas.

Seguir leyendo

Tras recibir atención por parte de las autoridades, Alonso se puso en contacto con el hijo de la víctima, con el que tiene amigos en común y al que conoce de verse en los ralis, para transmitirle sus condolencias y explicarle lo ocurrido. A pesar del dolor por la pérdida, González se mostró comprensivo, algo que agradece el piloto.

La presencia de espectadores en una zona vetada al público fue lo que convirtió el accidente en una tragedia. «Ya habían pasado varios coches antes que yo y se veía que era una zona peligrosa», afirma Alonso. Muchos de los integrantes del grupo de espectadores que seguían la carrera a pie de carretera en el lugar del atropello se dieron cuenta del riesgo y abandonaron el lugar. Incluso otros espectadores llegaron a pedirles que se apartasen. «Ya habían pasado varios coches antes que yo y se veía que había peligro, ya los habían avisado», le consta al piloto.

Derrumbado por convertirse en protagonista involuntario de la carrera, Rafa Alonso lanza un mensaje de crítica hacia la comunidad de aficionados. «Nosotros mismos estamos acabando con los ralis», reconoce el conductor, quien espera que los seguidores tomen conciencia del riesgo que supone presenciar las carreras en zonas restringidas, para que esta nueva víctima mortal sea la última.

La anterior experiencia de Alonso en una competición de estas características había sido en el 2012 al volante de un BMW, por lo que encaraba ilusionado la cita de ayer. Para su copiloto, Unai Conde, era el primer rali de su carrera deportiva.

La primera víctima en Galicia desde la carrera de Carral del 2015 

El accidente del rali de Carral sucedido el 5 de septiembre del año 2015, cuando un piloto perdió el control y alcanzó a un grupo de aficionados causando la muerte de siete de ellos, marcó un punto de inflexión en la concepción de la seguridad en los ralis en Galicia. Desde aquel momento, las medidas, que ya eran abundantes, incluso se incrementaron hasta el máximo nivel. «Al nivel del Mundial de ralis», aseguran desde la federación. Desde aquel 5 de septiembre hasta ayer no se volvieron a registrar víctimas mortales por accidente en el transcurso de un rali en Galicia.

La jornada negra se extendió a la vecina área portuguesa de Viana do Castelo, a unos cien kilómetros del lugar del suceso del rali Sur do Condado. Solo unas horas después del atropello de Antonio González, otro aficionado de 64 años de edad falleció en similares circunstancias, al ser embestido por un vehículo participante en el rali de Viana.

Según publican los medios lusos, «a las 17.41 horas, un piloto se despistó y alcanzó a un espectador; la víctima fue sometida a maniobras de reanimación, pero falleció camino del Hospital de Viana do Castelo». La prueba deportiva fue cancelada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El piloto del accidente: «Estaban muy mal ubicados, ya los habían avisado»