La reforma de Sociedades se mantendrá hasta que el déficit baje del 3 %

De esta forma, se recupera el sistema de pagos fraccionados que se estableció en el año 2012 y que se levantó este año, lo que ha provocado una caída de ingresos procedente del impuesto superior al 25 %


El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, ha explicado este viernes que la subida de los pagos fraccionados que se pagan a cuenta del Impuesto de Sociedades se mantendrá en vigor hasta que el déficit público se sitúe por debajo del 3 % del PIB.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montoro ha dicho que la medida aprobada por decreto ley afectará a 9.000 empresas, que son las que facturan más de 10 millones de euros y que estarán obligadas a adelantar el 23 % de su resultado contable en el año impositivo en curso.

El objetivo, ha afirmado, es mantener una recaudación total del Impuesto de Sociedades de entorno a 20.000 o 21.0000 millones de euros al cierre del 2016. Montoro ha asegurado que con esta medida se conseguirá reducir el déficit al 4,6 % del PIB comprometido con Bruselas, «incluyendo las ayudas financieras».

De esta forma, se recupera el sistema de pagos fraccionados que se estableció en el año 2012 y que se levantó este año, lo que ha provocado una caída de los ingresos procedentes de Sociedades superior al 25 % conforme a los últimos datos de ejecución presupuestaria hasta agosto. «Si no lo hacemos (subir los pagos fraccionados), vamos a reducir la recaudación del Impuesto de Sociedades en una cuantía que no nos podemos permitir», ha asegurado Montoro.

El ministro ha insistido en que no se trata de una subida del tipo general del impuesto, sino de los pagos que se adelantan a cuenta, y que al año siguiente con la presentación de la declaración en julio se liquidan las diferencias que puedan existir a favor de la empresa o del Estado.

«Es un anticipo a cuenta, como hacemos las personas físicas en el IRPF y a las que 3 de cada 4 les resulta a devolver», ha dicho. Ha reiterado que es una medida de liquidez que entiende que «no va a perjudicar sustancialmente a la actividad económica». Según ha dicho, se trata también de acercar el tipo nominal a los pagos efectivos, porque «para eso bajamos los tipos nominales (del 30 al 25 %) con la reforma fiscal».

Además, ha recordado que cuando se subieron los pagos fraccionados en el 2012 se consiguieron recaudar 5.000 millones adicionales en un año en el que la economía cayó el 2,9 %, lo que significa que las empresas estaban dando beneficios, por lo que cree que en la situación actual de crecimiento económico será menos gravoso.

El decreto ley se publicará esta tarde en un Boletín Oficial del Estado (BOE) extraordinario «para que no haya dudas del régimen de pagos fraccionados a partir del 1 de octubre», con lo que será aplicable a los pagos de octubre y diciembre. No obstante, la norma tendrá que superar el trámite parlamentario de la convalidación, respecto a lo que Montoro asegura que el decreto ley ha tenido buena recepción entre los grupos parlamentarios, también entre los mayoritarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La reforma de Sociedades se mantendrá hasta que el déficit baje del 3 %