No es país para pymes

La UE calcula que las pequeñas y medianas empresas españolas crearán cien mil empleos en dos años, pero aún ve insuficientes los estímulos públicos

La creación de empleo neto en Europa La creación de empleo neto en Europa

Luxemburgo / enviado especial

La recuperación económica permitirá a las pymes españolas reforzar sus plantillas con la contratación de cerca de cien mil personas entre este año y el próximo, según los cálculos de la Comisión Europea, que advierte que, tras seis ejercicios de profunda crisis, las pequeñas y medianas empresas ya mejoraron tímidamente sus cifras en el 2014. Aunque todavía hay mucho por coser para recuperarse de seis años de tsunami. Y es que, según sus mismos datos, las compañías de menos de 250 trabajadores y 50 millones de facturación anual despidieron al 23 % de su personal en nuestro país durante la crisis: 2,4 millones de empleos destruidos.

Es la principal conclusión para España del informe sobre la situación de las pymes en la UE que el Ejecutivo comunitario presentó ayer durante la celebración de la Asamblea Pyme, un encuentro anual que este año se celebra en Luxemburgo. Un documento en el que también se recuerda la especial importancia que estas compañías tienen para la economía española, en la que generan casi las tres cuartas partes del empleo (73,3 %) y casi el 63 % del valor añadido, seis y cinco puntos más, respectivamente, que en el conjunto de la UE.

La diferencia es todavía más acusada en el caso de las micropymes (menos de diez empleados), que sostienen en nuestro país cuatro de cada diez puestos de trabajo, uno más que en el resto de socios europeos.

Las buenas previsiones de futuro -los autores del informe esperan que el número de pymes repunte un 2 % en España hasta el 2016- no evitan que la Comisión le dé un tirón de orejas a las autoridades españolas por no haber conseguido crear un entorno fértil para el desarrollo de las pymes. En ese sentido, destaca el Ejecutivo comunitario que, pese a los «enormes avances» realizados en los últimos años, especialmente en materia de segunda oportunidad, el único apartado en el que España obtiene mejor nota que la media de la UE, todavía queda mucho por hacer en ámbitos como el relativo a las ayudas estatales y la facilidad de las pymes para acceder a los contratos de las Administraciones públicas.

Se emprende por necesidad

«España aún debe avanzar en muchos frentes para que su marco político sea comparable al establecido en el resto de países de la UE», destaca el informe, que apunta su preocupación por el retroceso de la iniciativa emprendedora durante la crisis. Sobre todo, en la basada en oportunidades. Solo un tercio de las empresas constituidas el año pasado en nuestro país lo fueron porque el empresario tenía una idea de negocio clara y definida que creía que podía funcionar, cuando ocho años antes, en el 2006, suponían más de la mitad (56 %). El resto lo fueron por falta de otras alternativas de acceso al mercado laboral, empresas que, recuerda la Comisión, suelen tener mucho menos éxito y capacidad de supervivencia.

Pese a reconocer las devastadores consecuencias de la crisis, el Ejecutivo comunitario destaca que «el retraso en dar una respuesta política adecuada tampoco ha contribuido» a mitigar la situación, ya que la mayoría de las medidas son tan recientes -18 reformas en el último año- que todavía no se perciben resultados claros, como por ejemplo en la mejora de la fiscalidad de los emprendedores gracias a las rebajas en IRPF y sociedades.

Aunque saludan las mejoras en el acceso a la financiación y en la capacidad de internacionalización de las pymes españolas, las autoridades comunitarias lamentan la dificultad que estas siguen encontrando para acceder a los contratos públicos, que no están adaptados al tamaño de estas empresas, y para cobrar en un tiempo razonable sus trabajos para la Administración (79 días de media el año pasado, frente a los 28 del conjunto de la UE). Y ahí, un guiño a Galicia, a la que la Comisión coloca entre las comunidades más cumplidoras, con menos de un mes de espera frente a los más de cuatro que tienen que soportar las empresas en Cataluña o la Comunidad Valenciana.

Las empresas de nuevo cuño, las más dinámicas

Claro que el panorama de las pymes no es igual en toda Europa. Con España en el furgón de cola de los países que todavía tienen que cerrar la brecha abierta por la crisis, la Comisión Europea presentó ayer su balance anual sobre la pequeña y mediana empresa, en el que destaca que «los brotes verdes detectados en el 2013 se fortalecieron el año pasado», el primero en seis ejercicios que cerraron con creación neta de empleo, tal y como apuntó Costas Andropoulos, de la Dirección General de Crecimiento del Ejecutivo comunitario.

En concreto, las plantillas aumentaron un 1,2 %, más de un millón de nuevos puestos, y fueron responsables de siete de cada diez empleos creados en la economía real (no financiera).

Pero, ¿quienes son esas compañías que mueven el mercado laboral? «Empresas jóvenes, de menos de cinco años, del sector servicios e intensivas en conocimiento, lo que no quiere decir que sean empresas de alta tecnología, sino de sectores que requieren conocimiento, como el legal o el sanitario», explicó Andropoulos, que ve «relativamente despejado» el futuro del sector. Un análisis que completó Donald Storrie, de Eurofund, para quien la edad de las empresas ya es un factor más decisivo que su tamaño en lo relativo a la creación de empleo.

Durante la apertura del encuentro, la comisaria de Emprendimiento y Pymes, la polaca Elzbieta Bienkowska, llamó a las autoridades nacionales a remover todos los obstáculos que impiden la expansión de las pymes, especialmente aquellos que limitan su implantación o actividad comercial en otros estados de la UE: «Los procedimientos a veces son tan largos que las empresas prefieren no proseguir y esto es inaceptable, tiene que cambiar».

Y recordó que, pese a que el imaginario colectivo asocia las empresas pujante con las start-ups del sector tecnológico, «hay más de un tipo de pyme y hay muchas en sectores tradicionales, como el alimentario, que pueden crecer y crear empleo».

Sobre lo que pasaron de puntillas los responsables europeos fue sobre las consecuencias de la crisis de los refugiados en materia laboral y de emprendimiento, asegurando que los líderes de la UE todavía deben tomar una decisión política al respecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

No es país para pymes